Música

Flow State

En 2016, una australiana de veintiún años se encerró en un cuarto de Melbourne para grabar, en una única toma, el tema que la catapultaría al panorama musical internacional: ‘JUNGLE’.

Foto: Ben Houdijk

Con una guitarra, unas cuantas baterías electrónicas, un set de amplificadores, distintos teclados, un sampler y varios pedales de efectos loopers, Tash Sultana -ahora en sus veintitrés- es una multinstrumentista autodidacta capaz de tocar más de diez instrumentos (entre ellos la trompeta, el piano, la flauta, el saxofón, distintas guitarras, bajo y percusión) además de ser compositora, cantante y beatboxer.

En este tema, de casi ocho minutos, Sultana se dedica a crear una composición musical mediante la adición de los distintos sonidos que previamente graba con los pedales. Se trata así de una superposición donde los acordes de su Fender, a modo de capas armónico-melódicas, suenan en un bucle que es modificado por la artista gracias a una mesa de mezclas. Crea primero una base instrumental mediante la repetición y luego, sobre ella, añade su característica voz. Tanto en Jungle, como en el resto de su repertorio, lo que de primeras podría parecer una jam session improvisada se trata en realidad de una compleja y vibrante estructura de sonidos con una profunda preparación; un talento innegable que da paso a un espectáculo donde todo está medido. Verla actuar es un acto performativo en sí mismo. Derrocha pasión, fuerza, y un ensimismamiento vibrante capaz de transportarnos en esa especie de ola de psicodelia que envuelve su música. El público la mira igual a como la conoció en esos primeros vídeos, y es que, precisamente este boom vino de la mano de Youtube, cuando, tras cerrar un episodio complicado con las drogas, Sultana se refugió en la musicoterapia y con la ayuda de una GoPro, comenzó a grabarse y a subir sus Live sessions a la plataforma. En cuestión de días la jam había superado el millón de visitas, y esta desconocida artista pasó a ser un fenómeno mundial.

Sentimental, explosiva y sensual; sobre el escenario se mueve como pez en el agua, y de cierta manera nos puede recordar a Jimi Hendrix, con sus manos forradas de anillos, una música progresiva y su manera de domar las cuerdas con una única mano.  En definitiva, es imposible no dejarse cautivar. La artista no se encasilla dentro de ningún estilo, pero reconoce beber de muchas influencias. Su música tiene aires de rock psicodélico, mezclado con reggae, indie, blues, soul y hip-hop, y en cada nueva sección se hace uso de efectos y técnicas de un modo distinto. En sus conciertos, contaría además con la ayuda de un equipo técnico que, en palabras de la artista, <<funciona como un reloj>>.

Y es que en el fondo nada de esto nos extraña, porque este genio no salió de la nada. A la tierna edad de tres añitos cayó en sus manos una guitarra, regalo de su abuelo, según cuenta, y desde ahí no ha parado. Comenzó a tocar para el público cuando sólo tenía catorce, llegando a usar carnés de identidad falsos para poder actuar;  y ahora, con 10 años de trayectoria a la espalda está lista para comerse el mundo. En 2016 produjo su primer EP ‘Notion’, con el que consiguió el disco de oro. Con ‘Jungle’ conseguiría el platino, después de aparecer en la BSO del FIFA18.

En una entrevista para la revista colombiana Semana, asegura que ‘Jungle’ no es su canción favorita, sino que <<la escribí cuando no pensaba en otra cosa, solo la escribí, y resulta que llamó la atención del mundo>>. Reconoce tener ahora la atención del mundo, y en sus propias palabras <<la puerta está abierta y la canción fue la llave>>. Ahora, tras grabar un primer álbum, Flow State (Lonely Lands, 2018)  del que habla como << una obra que me representa como artista y música>> y dice ver este primer single como <<esa pieza que pega en la radio pero que no me importa más que el resto>>. Actualmente, ha firmado con Sony Music y se dedica a viajar por el mundo llenando teatros y estadios.

En una entrevista a Viceland afirma que aún quiere seguir creciendo como música; componer para otros, <<sumar dimensiones>> a lo que hace, seguir produciendo y aprender a tocar tantos instrumentos como pueda. Dice también estar interesada en hacer bandas sonoras, pero aún es un proyecto futuro.

Desde luego se trata de una artista multidisciplinar con las ideas muy claras que ha llegado pisando fuerte, abriéndose paso con una voz rasgada y un estilo electrizante único, de la que sólo cabe esperar una carrera directa al estrellato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s