Música/Publicidad/Redes

Hipocresía y el falso discurso

El fin justifica los medios, o al menos, eso dicen. Para mí, hay una gran lista de excepciones en esa frase tan utilizada. Mi visión, desde el punto de vista ético y no frío o “inteligente”, es que detrás de esos medios debe de haber al menos una verdad, algo honesto, para poder conseguir ese fin, si no esa frase queda desechada.

La industria del marketing, como bien sabemos, se decanta más por el lado frío de los mensajes que quiere transmitir, y eso se utiliza en demasía en la música. Las ideas detrás de un artista o canción -en la industria- se emplean siempre y cuando funcione económicamente hablando.

Los profesionales saben muy bien a qué público dirigirse y cómo hacer que ese público compre. Por lo tanto, no dudan en utilizar un discurso que haga feliz a las masas, a pesar de que ese discurso sea hipócrita o vacío. Para entender esto traigo unos cuántos ejemplos, ya que, por desgracia, es algo bastante usual.

Por estadística, hay muchos artistas que se implican en las luchas de los grupos oprimidos, como puede ser el colectivo LGTB+, las personas negras o las mujeres. Es lógico que si tu piensas de determinada manera, esto se vea reflejado en tus canciones. Pero el tema que quiero tratar es, ¿hasta qué punto lo que muestran en su música es lo que realmente piensan?

Es triste pensar que se aprovechan de luchas sociales para conseguir llenar su cuenta bancaria, pero más triste es creer en todo lo que te dicen o se te pone delante. Mi punto no es desacreditar a ningún artista, sino plantear y hacer una reflexión de lo que nos intentan vender.

Sin ir más lejos, no es la primera vez que Beyoncé, gran icono femenino de la música, utiliza su discurso feminista. Es increíble ver como mujeres luchan por el feminismo a través de grandes plataformas, ya que hace que muchas personas se den cuenta del gran problema que hay en la sociedad. Pero, sin embargo, esta misma artista está explotando a mujeres y niños en la industria de su “reciente” marca de ropa Ivy Queen.

Viendo esto, personalmente me pregunto si los artistas -en este último caso, bastante importante para mí- llevan unos discursos ideológicos asociados a su música únicamente para conseguir ventas por parte de dichos colectivos discriminados o porque realmente apoyan la causa.

Como ejemplo, tenemos a Ariana Grande -y no solo a ella, sino muchos más artistas- que apoyan con mucha fuerza al colectivo LGTB+ y son los primeros en dar la cara ante discriminaciones de este tipo. Pero, ¿hasta qué punto una artista heterosexual puede utilizar la “estética” -llamémoslo así- gay en sus videoclips o sus canciones? Es totalmente lógico que si apoya la causa quiera mostrarlo, pero debido a esto, se le ha elegido a través de muchas páginas, icono LGTB del año, repito, una artista heterosexual.

Pero esto no acaba aquí, la hipocresía va más allá. Tenemos a Cardi B haciendo todo tipo de gestos, llevando estética e incluso hablando como la comunidad negra afroamericana -ya que se crió en el Bronx- y, por otro lado, haciendo comentarios como que “el tipo de pelo de las negras da asco”. Lleva a pensar si solo lleva ese estilo porque encaja con ser rapera, o porque realmente está orgullosa de sus raíces.

Ya no solo dentro de la industria norteamericana, aquí también tenemos muchos ejemplos en los que no me voy a parar y solo voy a destacar uno. Alfred, concursante de OT, ha expresado muchas veces su apoyo a la causa feminista -a veces, demasiado- y, de hecho, le daban en el programa más voz en este aspecto que a sus compañeras, que son las que deberían hablar de ello, pero esto beneficia a su imagen. Es verdad que esto último no depende de él, sino del programa. Pero le quita total credibilidad cuando por un lado, muestra apoyo a la causa, y por otro, dentro de la academia, decía comentarios misóginos como achacar el enfado de su ex-pareja por algo que él había hecho mal a “solo estás celosa, no es para tanto”.

No pretendo ensuciar el nombre de nadie, solo quiero que paremos a pensar si es real todo lo que nos artistas nos quieren mostrar. Es cierto que desde el punto de vista del marketing es muy inteligente, venderte como un producto destinado a una comunidad específica que tienes por seguro que te va a comprar, pero, si realmente no piensan lo que predican, ¿les quita valor o credibilidad como artistas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s