Otros

Final Space y la revisión de la animación para adultos

Las series de animación, desde que alcanza a recordar mi memoria, han sido un elemento que me ha acompañado a lo largo de toda la vida. Desde Los Simpson, que muchos nos sentábamos a ver a la hora de la comida al volver del colegio; hasta las largas maratones de Xabarín Club durante la tarde, donde se emitían inolvidables series como Gatocán, Dr. Slump o Shin Chan; y pasando, por supuesto, por aquellos muchos otros canales y programas para niños, en los que podíamos encontrar Los Rugrats, La banda del patio, Las supernenas, Pepper Anne, Pokemon, El laboratorio de Dexter y un larguísimo etcétera.

Así, ya desde nuestra más tierna infancia, las generaciones nacidas en los noventa hemos tenido acceso a un enorme abanico de series de animación de diversas temáticas y calidades. La ficción animada ha estimulado nuestra imaginación hasta colmarla de historias y referentes, muchos de los cuales configuran hoy un imaginario colectivo que ha contribuido a forjar parte de lo que es actualmente nuestra identidad y nuestro gusto estético. Y tal vez por esto mismo no deba extrañarnos la naturalidad con la que este tipo de series han logrado abrirse paso en el actual panorama audiovisual.

3 - Final Space wallpaper

Final Space es una serie de animación creada por Olan Rogers, emitida por primera vez en febrero de 2018 a través del canal de pago TBS y actualmente alojada en la plataforma Netflix. Su historia se centra en Gary Goodspeed, un prisionero que cumple condena abordo de la Galaxy 1, una nave espacial que vaga sin rumbo por el universo y en la que solo contará con la compañía de H.U.E., la inteligencia artificial de la nave, K.V.N., un insoportable robot asistente para la prevención de la demencia espacial, y una tropa robots de mantenimiento con los que a duras penas conseguirá mantenerse cuerdo jugando a las cartas. Cerca del fin de su condena de cinco años, Gary se encontrará con una adorable criatura extraterrestre a la que llamará Mooncake, que, sin preverlo, desatará una persecución a nivel interplanetario en la que ambos, así como toda una serie de personajes que se irán sumando a la tripulación, tendrán que huir y luchar contra el temible Lord Commander para evitar que el universo sea succionado por una brecha espacio-temporal.

Dentro de la agilidad visual que prometen este tipo de narraciones, Final Space es un ejemplo perfecto de equilibrio entre la acción más frenética y la introspección psicológica de sus personajes. Su apartado artístico ofrece un aspecto agradablemente sencillo, cuya animación 2D permite a nuestra nostalgia conectar con el recuerdo de aquellos colores y movimientos que conseguían mantenernos fascinados ante la pequeña pantalla; sin, por ello, olvidarse del cuidado de sus más sutiles detalles y efectos, con un diseño de espacios y fondos que dejan clara la meditada producción de esta serie, cuya madurez dentro del campo de la ficción animada poco o nada tiene que envidiar a las más recientes producciones en live action.

El guión de Final Space gira, como hemos mencionado, al rededor del personaje de Gary, que desde las primeras escenas deja entrever una actitud tremendamente maníaca y distanciada de la realidad, con la que se configura un contrapunto ligero y humorístico para compensar la gravedad de los acontecimientos que veremos transcurrir. No obstante, Gary, más allá de su colorido y su carácter despreocupado, se irá revelando ante nosotros como un personaje marcado por profundos traumas desde niño, a los que de un modo u otro tendrá que ir enfrentándose para evitar la destrucción de sí mismo y del universo. Pero contará para ello con la compañía de otros personajes como Avocato, Quinn o Little Cato, que ofrecen una visión más realista de las situaciones y un repertorio de dramas personales que impulsará la trama hasta situaciones límite en cada uno de los capítulos. Porque, si algo caracteriza a Final Space, es su inagotable capacidad para mantenernos en vilo de principio a fin, evitando con numerosos y bien planteados giros de guión que seamos capaces de prever lo que ocurrirá, aun cuando la serie inicie todos sus capítulos mostrando a Gary perdido en el espacio con apenas diez minutos de oxígeno.

Así pues, Final Space es, más que una serie de ciencia ficción, una serie sobre la supervivencia colectiva a la catástrofe y a la pérdida, un proceso de aprendizaje conjunto en el que sus personajes, al igual que en esas otras muchas series de nuestra infancia, nos enseñan a colaborar ya no solo para evitar errores, sino para aprender a cerrar heridas con las cuales la vida deja de tener valor y sentido. Y es por esto mismo que esta serie parece llamada a convertirse en un hito de la ficción animada para adultos, que con antecedentes tan reseñables como Rick y Morty, Bojack Horseman o Big Mouth, no necesita de un humor o estética definidos por la violencia gratuita, el sexo o las drogas, que tan habitualmente parecen definir este tipo de animación, sino que consigue hacerse valer a través de la consciencia de su propio potencial audiovisual, el profundo desarrollo de su complejidad narrativa y el respeto al intelecto del espectador, trayéndonos felizmente de vuelta el espíritu de aquellas series que, en otra década, trataron de enseñar a tantos niños la importancia de aprender de los errores y de valorar y aceptar el cariño de aquellos que nos rodean.

Trailer de la primera temporada (VOS): https://www.youtube.com/watch?v=QHgTkciGPCY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s