Cine

Las palabras del silencio

 

4F5FDBBC-018C-4F02-A9E0-A71A5EB80FEA

“La poesía nace del silencio y tiene nostalgia del silencio” Max Picard

Buscamos la poesía, constantemente, en todas partes; o deberíamos de hacerlo.
Necesitamos la poesía, para sumergirnos hasta llegar al corazón de la vida, donde todo late con fuerza y nos infunde el sentido último de las cosas.
¿Por qué, entonces, rechazamos el silencio? ¿Quizás tengamos miedo de la poesía y busquemos una manera para evitar el sufrimiento con la llegada de la muerte?

La película La forma del agua de Guillermo del Toro, nos presenta esta lucha entre el confuso mundo que nos rodea, las voces que de manera incesante nos hacen sentir menos solos, y el silencio impuesto por la mudez de Eliza Esposito, la protagonista.
Al mismo tiempo que todos, perdidos en el caos, ignoran al monstruo marino, sufren su grandeza, y la temen, Eliza reconoce un ser divino, la fuerza vital de quien ha cogido la esencia y la transforma, de quien tiene consciencia de sí mismo, de quien ama sin ego.
El silencio de los enamorados se transforma en un dialogo denso, lleno de vibraciones.
Y en el caos de los disparos, de la muerte ruidosa, del suelo mojado por la lluvia, los amantes saltan en un abrazo silencioso, respiran la vida, se respiran y la libertad se disuelve en el grito del agua.

Susana Sontag sostiene que hablar se ha convertido para el hombre del siglo veinte en una esclavitud como el alcohol.
La posibilidad de poder decir lo que pensamos se convierte en una obligación y la necesidad de hablar anticipa el concepto mismo de lo que se dice. De este modo la palabra se reemplaza por el habla superficial, por palabras improductivas que tienen nostalgia del silencio, como escribe Baldini.
El silencio no es mutismo sino comunicación, una parte integrante del lenguaje.
La palabra, dice Sertillanges, tiene peso solo cuando se siente en esta el silencio. El silencio como medida, como autocensura.

Por tanto, ¿por qué elegir el silencio?
No por rabia hacia la palabra sino por desprecio a la palabra anónima y amor por la palabra original.
Pero practicar el silencio nos da miedo, ya que es sinónimo y resultado de nuestra soledad.
No podemos culpar a la tecnología sino tomar conciencia de manera personal y practicarlo.

Practicar el silencio significa meditar y tomar la grande belleza que ilumina la totalidad para que podamos saltar, como los dos amantes, en el agua fresca y liberadora que convierte a la muerte en dulce como resultado de la Vida.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s