Otros

Ellas. La subversión del arte

     Tras décadas y generaciones aclamando la puesta en valor de un amplio sector de la sociedad, la nuestra, ha vivido un episodio histórico. Nosotras, nos hemos levantado, hemos alzado la voz, paramos el mundo y nos hicimos ver. Con la marcha intergeneracional del 8M, se han reivindicado los derechos que nos han sido negados, solamente por ser mujeres. Y en este sentido, es importante trascender, de las calles a lo cotidiano, a través de la educación, de una nueva moral, y de lo legislativo, para que ningún hombre, colectivo u órgano institucional nos niegue lo que merecemos por derecho.
En ese sentido, nuestra lucha está haciendo que cada vez más mujeres sean aceptadas en diferentes ámbitos, pero es innegable que de la aceptación a la implantación , surge un proceso de normalización que necesita de la colaboración activa de toda la población. Nadie tendría que ver anormal que una mujer se desarrolle en cualquier ámbito.
En el mundo del arte, la diferenciación de género se hace patente de manera innegable, pues aunque muchas muestras de la expresión artística hayan venido de la mano de mujeres, el concepto de artista se ha atribuido al hombre. Esta visión se ha refutado a través de estudios, como el reciente análisis de las manos de pinturas rupestres, que desdibujan la idea del hombre como único agente activo en el arte. Posteriormente con la intromisión de la Iglesia en el mundo occidental, la presencia de la mujer, en el arte, se la reduce a la mera representación figurativa y solo hasta finales del s.XIX (o principios del s.XX), son redescubiertas y tomadas en valor gracias a movimientos feministas.
Es un hecho la importancia de la mujer como creadora, con un papel activo. Ellas fueron auténticas pioneras fuera de la concepción de musa o la mera protagonista de retratos, por lo que es necesaria una Historia del Arte en paralelo, que las estudie y rescate, para acabar creando una Historia del Arte real, extrayendo las mejores representaciones artísticas occidentales.
A su vez, el mundo globalizado, necesitaría ampliar el cerco occidental hacia una configuración intercultural, pero es necesaria la revisión propia de nuestro arte para poder unificarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s