Cine

El cine debe más de una disculpa al naipe

“Para un jugador de poker, un verdadero jugador de poker, la suerte no existe”.- Nicky First (RUNNER RUNNER)

Me estoy jugando todo el dinero que tengo ahorrado para pagarme la carrera al poker, en la trastienda de un antro de mala muerte contra un conocido mafioso de la ciudad por el mero hecho de salvar a un amigo metido en problemas. Con un A/K de picas observo las cartas en mesa: 8/10/J/9 de picas. Muy seguramente ya nos haya dado el color a ambos. Yo paso, pero él lo apuesta todo. No me queda otra, e igualo, y al darse vuelta las cartas, veo que con su 6/7 de picas tiene escalera de color frente a mi color y mi proyecto de escalera de color real. Sólo la Q me puede dar la victoria. Falta un turno, el River. Se da la vuelta a la carta, Q de picas, escalera real de color que liquida la partida y nuestras deudas.

Esto, muy fácilmente podría ser el argumento de una segunda parte de la película Rounders o alguna creación “hollywoodiense” cuya principal temática fuese el poker. Al igual que muchas otras, ésta es una tónica habitual en la creación de cualquier guión cinematográfico que gire en torno a esta temática. Es cierto que no existe gran cantidad de películas en las que la temática principal sea el poker en vivo o en red, ya que no es un juego muy común en la vida de cualquier ciudadano de a pie, y todavía lo es menos por la mala concepción que se tiene de éste gracias a la manera de plasmarlo en la gran pantalla.

Dentro del pequeño abanico de películas existentes, las que más se aproximan a la realidad o de las más “queridas” por los aficionados a los naipes, son las de Rounders y Runner Runner. El desarrollo de ambas películas es similar; chico universitario amante del poker se juega los ahorros que tiene para pagarse la carrera en una partida de Texas Hold´em no limit para multiplicarlos, sin embargo los pierde y esto desencadena una serie de acontecimientos que lleva a su protagonista a tratar con mafiosos y corruptos. La principal diferencia entre ambas películas es el soporte del juego, siendo en Rounders poker en vivo y en Runner Runner poker online, adecuándose así a los que estaban de moda en las épocas de su creación (ya que el primero se creó en el 1998 y el segundo en el 2013, auge del poker online).

Es necesario atacar ciertos aspectos comúnmente retratados en este tipo de películas y muy concretamente en ambas, como la sobrevaloración y exageración de la importancia de los gestos o expresiones faciales de los jugadores, el desprecio casi por completo de las probabilidades estadísticas de las manos en las jugadas o la constante comparación del poker con otros juegos de completo azar como los dados o la ruleta. Sin embargo el más notable de todos es el de la mala consideración tanto de los soportes, siendo bares de mala muerte o páginas web con servidores trucados que estafan al jugador, como de los “grandes jugadores”, ya que éstos siempre hacen una mala gestión de su bankroll (sus fondos) jugando todo lo que tienen. Por supuesto, la realidad está muy lejos de lo que aquí se plasma. Este peculiar juego tiene un trasfondo matemático y estadístico, en el que la constante realización de un cálculo de probabilidades es la tónica habitual para cualquier jugador experto.

Existen decenas de modalidades de juego, pero el Texas Hold’em es la variación del poker tradicional más jugada actualmente, tanto en Internet como en los casinos y torneos profesionales. Y como no puede ser de otra manera, es la que utilizan en ambas películas.

posiciones en mesa de poker

La mesa de juego está compuesta por diez posiciones, y cada jugador se sienta en una. Dentro de esas diez existe un button o bouton (repartidor), a continuación una ciega pequeña y una ciega grande, y a partir de ahí comienza el juego. Las ciegas son posiciones determinadas por una función y al mismo tiempo son la función en sí: dos valores, pequeño y grande, que se le dan a determinadas fichas para asegurar un bote mínimo en la mesa, y es necesario como mínimo igualar la grande para seguir jugando. Se reparten dos cartas a cada jugador y comienza el juego. Existen cuatro turnos para que el jugador realice la apuesta: preflop; momento antes del flop en el que sólo conoces el valor de tus dos cartas, flop; las tres primeras cartas de las cinco comunitarias que son accesibles a todos los jugadores para combinarlas con sus cartas de mano, turn; cuarta carta comunitaria, y river; quinta y última carta comunitaria. El jugador tiene tres opciones: fouldear; tirar las cartas y no jugar, limpear; igualar la ciega grande, y subir; amentar la ciega grande, cuya apuesta mínima es doblarla. La finalidad del juego es la de ganar intentando robar las fichas que haya en la mesa.

valor de las cartas de mayor a menor

Este comentado cálculo de probabilidades que distingue este juego de cualquier otro de azar comienza antes de realizar ningún movimiento, seleccionando un rango de cartas influido por la posición que estés en la mesa, para que así se pueda facilitar la realización de combos dependiendo de las cartas que puedan caer en el flop. Es recomendable que estas cartas sean conectables (8/9, 10/J, K/K, A/A) y del mismo palo, ya que aumenta la posibilidad de conectar en las tres primeras cartas.

valores de manos ganadoras en Texas Hold´em

La posición en la mesa determina tus movimientos, ya que cuanto más cerca estés del button vas a tener un rango más amplio de manos con las que poder abrir (contando con que el movimiento de posiciones sigue las agujas del reloj) porque eso te permite ver los movimientos de los demás y aumentar o disminuir el rango de tu mano con el que apostar. Si un jugador apuesta x3 (tres veces el valor de la ciega grande), y otro jugador resube a x9, el primer jugador deberá poner seis ciegas a más para igualar la apuesta. Aquí se muestra el cálculo porcentual y matemático claramente. La acción que debe realizar el primer jugador antes de hacer cualquier movimiento es la de sumar todas las ciegas que hay, y dividirlas por el número de ciegas que tiene que subir para igualar la resubida de su rival. El resultado será un 33% que tendrá que ligarlo en función a las cartas que tenga. Si con las cartas que tiene cree que va a ganar un 33% de las veces que juegue esa mano, a la hora de igualar esa apuesta es rentable. Esta es una estadística básica que debe manejar cualquier jugador profesional, y es un ejemplo claro de un conocimiento estadístico y matemático.

La tan conocida lectura que Matt Damon realiza a los integrantes de la mesa de abogados en Rounders, descubriendo las manos de cada uno, se puede realizar (de hecho se hace en bastantes partidas profesionales) gracias a este cálculo de probabilidades, y no al escudriñamiento del rostro de cada uno de los jugadores. Esta coletilla que usan en gran cantidad de filmes de poker, haciendo referencia a los tells (expresiones y ticks de los jugadores), en la vida real afecta al juego en torno a un 2%, siendo mucho más importante tener un conocimiento técnico y estadístico de la estimación de rangos y cartas que lleve un jugador para posteriormente reevaluar tu propio movimiento. Para poder hacer la lectura del movimiento de un rival, un jugador se debe basar en la estimación de la mano del contrario que realice el propio jugador, la cual se consigue viendo los movimientos que hace el rival a la hora de realizar la apuesta dependiendo de la posición en la que esté.

Es necesaria la explicación de la ya mencionada anteriormente mala utilización del bankroll por parte de los protagonistas de las películas, jugando en una partida con todos sus fondos, sin reserva alguna. Esta utilización de su bank lleva a cualquier espectador a pensar que nadie puede vivir de una forma segura de este juego. Gran cantidad de jugadores regulares de las salas de poker viven única y exclusivamente de este juego, y para eso es necesaria una buena gestión de sus fondos, basándose en dos premisas básica y comunes a todo profesional del naipe: “Nunca juegues por más dinero del que te puedas permitir perder” y “Sitúate en un nivel cómodo, jugando solamente límites que no te intimiden o pongan todos tus fondos en juego”.

Me gustaría saber qué daño tan grande le habrá hecho el poker al cine como para que éste se lo devuelva plasmándolo en la gran pantalla de esta manera… Dicho esto, sólo me queda una cosa que añadir: Larga vida al poker!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s