Música

En “Lo niego todo” a los dos nos sobran los Leivas

Para los que no queríamos saber ni de las golondrinas de Bécquer ni de las piedritas de Benedetti, llegó Sabina. Salió de Úbeda con un fedora en la cabeza, un pasado a la espalda y una voz lijada por ducados que esculpía poesía. Llegó para hablarnos del desamor, para decirnos que no quedan rotos para tantos descosidos. Y vaya si nos llegó.

El 24 de marzo de 2017 salía a la venta su decimoctavo disco: “Lo niego todo”.  A sus musas –como dice el propio Sabina- “les habían salido varices y les olía el aliento” y en un intento por rejuvenecerse apostó por el “joven” Leiva –excantante del grupo de rock Pereza –como productor, dejando a un lado a su inseparable Pancho Varona.

leiva y sabina.jpg

Contaba para ello con los compositores Pablo Milanés  –creador de “La canción más hermosa del mundo” – Rubén Pozo y el propio Leiva; con el letrista y poeta Benjamín Prado y con un ejército musical formado por el baterista José Niño Bruno, el bajista Candy Caramelo, los teclistas César Pop y Joserra Senperena, los guitarristas Ariel Rot y Carlos Raya y su querida excoralista Olga Román.

Sabina presentaba el disco con la voluntad del viejo pecador que intenta redimirse de sus pecados, y así lo confirma “lo niego todo” canción que da título al álbum. Trata de negarlo todo, incluso la verdad; de echar por tierra la reputación de “juglar del asfalto y profeta de vicio” que él mismo había ayudado a crear: “Ni héroe en las barricadas, ni okupa, ni esquirol”.  A la canción, que no le falta un verso en su sitio, le sobran, sin embargo, un estribillo demasiado pop y la voluntad de ser pegadiza. Porque mal que le pese a Leiva, las canciones de Sabina no estaban hechas para grabarse en la mente sino para sellarse en el corazón.

Pero ese era otro Sabina, porque el nuevo álbum suenan a intento de cirugía musical y personal: a estirarle a Sabina las arrugas (y la voz) para travestirlo de Leiva, exceptuando a “Churumbelas”, tan sabiniana que hubiese sido digna de “19 días y 500 noches”. La nueva producción nos intenta cambiar nuestro “helado de aguardiente” por “tiramisú de limón”, y es que el tiramisú gusta a todos.

canciones

De las doce canciones, ocho de ellas parecen sacadas de un disco inédito de Leiva, que le pide amablemente a Sabina que le dé el toque final, como son “Leningrado”“Sin pena ni gloria” o “Lágrimas de mármol” A esta tendencia leiviniana escapan la ya mencionada churumbelas, “Postdata” –compuesta por Ariel Rot – que nos recuerda al “El roncanrol de los idiotas” con un “ni tú eras para tanto ni yo soy para ti” y “Canción de primavera” – compuesta por Milanés- cuya presencia de la excorista Olga Román nos trae al Sabina inicial. La deriva más improbable del disco, para todos los que conocemos la trayectoria artística del gran maestro, llega con “¿Qué estoy haciendo aquí?”, donde acompaña una durísima letra con un ritmo reggae un tanto chirriante. Sin duda nos preguntamos qué está haciendo Sabina ahí.  Para cerrar el disco, Leiva, que se había contentado con un par de coros y la aparición en el videoclip de presentación, se acerca un pelín más al micro para compartir con El Flaco “Por delicadeza”

El disco que esperábamos como renovación artística resultó ser un enmascaramiento, porque una cosa es un lavado de cara y otra muy distinta, una operación, y como dice su canción “a veces no basta un porque sí” para dejar tu disco en otras manos.

Déjele el pop a los Leiva, el reggae a los Bob Marley y guarde con recelo y a buen recaudo el rock y la trova. Para usted el número siete de la calle melancolía, para usted las chupas de cota de mallas contra la desdicha, para usted la sala de espera sin esperanza. Y, para nosotros, para nosotros sus versos.

Anuncios

4 pensamientos en “En “Lo niego todo” a los dos nos sobran los Leivas

  1. ¿A los dos? A los tres nos sobran los motivos de tanto Leiva y tan poco Sabina. Esa manía de explotar un producto que funciona hasta el límite de dejarlo hecho una mierda. Y no solo ocurre con Sabina, ocurre con el octavo libro de Harry Potter (como bien señala Irma) y ocurre, por ejemplo, con 13 reasons why: una serie conclusa que ha tenido un enorme éxito y de la que quieren sacar una segunda temporada, lo cual carece de sentido. Y solo son algunos ejemplos. Pero volviendo a Sabina, parece que ha cambiado el whisky on the rocks por zumo de piña del tiempo.

    Concuerdo totalmente con tu crítica, la cual me parece, por cierto, maravillosa.

    • Si es que al final, de tanto intentar explotar… al final explota. La deriva Harry Potter y 13 reasons why puedo tolerarla, (probablemente porque soy más ajena a ellos) pero que no me toquen a nuestro Sabina.

  2. Madre mía, me pasó lo mismo al escucharlo cuando se estrenó. De hecho, leí muchas críticas que dicen lo mismo que la tuya. Comparto tu opinión al 100%. Yo quiero un Sabina Like a Rolling Stone aunque quizá después de esto ya no volvamos a disfrutar.

    • Pensaba que estaba siendo cosa mía, que soy una nostálgica. La conjunción Leiva Sabina (al menos para mí) no funciona, su “Por delicadeza” me parece realmente ofensiva. Yo también lo quiero, a ver si no tenemos que esperar otros 8 años para comprobarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s