Otros

Cuando el patrono es el lienzo

A lo largo de la historia, y más en términos artísticos, el ser humano acostumbra a rechazar lo que no entiende, sin embargo, en pleno siglo veintiuno nos enorgullecemos, de una manera real o ficticia, de lo que hemos avanzado con respecto a tabúes sociales. El arte del tatuaje es más milenario que la propia palabra, incluso en algunas culturas marcan sus cuerpos para diferenciarse de los demás o demostrar que tienen un cierto status o superioridad frente al resto, no obstante, no acaba de tener la aceptación esperada en ciertas sociedades occidentales. Mis cuestiones son ¿Cuan grande es el aperturismo men
tal de esta nuestra sociedad, que teniendo un emergente movimiento artístico, no lo aceptamos como tal? ¿Necesita la ciudadanía de un manifiesto como el de Marinetti, para reconocerlo al igual que se hizo anteriormente con el Futurismo?Como la respuesta a la primera pregunta la sabemos todos, contestaré a la segunda realizando una especie de manifiesto del tatuaje.

Según la definición del periódico ABC, la cual secundo, un movimiento artístico es “una tendencia o estilo referente al arte que cuenta con una filosofía o meta específica y que es seguido por un grupo de artistas durante un período de tiempo determinado”, sin embargo, esta definición no podría aplicarse al arte del tatuaje por la dimensión del mismo, la cual atraviesa la barrera del tiempo convirtiéndose en una verdadera fusión de estilos, movimientos y artes en general, que llega a su explosión con la ayuda irremediable de la tecnología.

Para lograr una mayor comprensión abordaré el tema apoyándome en los escritos filosóficos de Luigi Pareyson y su teoría de la formatividad aplicada al arte, y a la obra de arte en concreto. En su libro “Conversaciones de estética” (1966) aparecen sus ideas fundamentales, donde propone una revisión del concepto arte, sustituyéndolo por una nueva concepción más acorde a las condiciones actuales, teniendo en cuenta los progresos tecnológicos, medios de difusión, etc. Él plantea que hoy en día es imposible hablar del carácter absoluto de la obra de arte, ya que ésta perdió las viejas cualidades de universalidad y perennidad, y plantea la obra como el resultado de un proceso donde está involucrado un diálogo entre el artista y la materia, y entre el artista y lo que nos sugiere la materia, en otras palabras, la forma que alcanzará. Por lo tanto, esta “forma” es entendida como una unidad de elementos, siendo la materia el concepto que reúne todo aquello que se pone en contacto en el proceso de producción: los medios expresivos, las técnicas, las teorías, los diversos lenguajes artísticos, etc. Para Pareyson, el arte consiste en hacer y en ese hacer se inventa a su vez la manera de hacer. En el arte invención y realización, intuición y ejecución, son simultáneos, porque sólo haciéndola se descubre la obra.

Esta teoría tiene una fácil aplicación en el proceso del tatuaje, puesto que este arte es la representación fidedigna de la idea teórica (obra de arte como compendio de fases artísticas). Este es un arte que juega con las habilidades del propio artista ejecutor, pero partiendo de la importancia del lienzo en la obra, ya que la idea inicial es pensada por el propio lienzo que a la vez es el patrono del mismo. La simple mención de esta mezcla de características, extasía al que la procesa. El desarrollo es tan simple de explicar como arduo de realizar. Partimos de la fascinante base de que el lienzo consta de vida, del mismo modo que en el body art, aunque es la primera vez que la obra quedará plasmada en el lienzo de una manera ilimitada temporalmente. Ésta es su mayor ventaja, pero al mismo tiempo se convierte en hándicap, puesto que al constar de vida, consta de sistema nervioso y la capacidad de sentir dolor, dificultando el trabajo del artista. Por este motivo es necesario tildar este arte de vanguardista, en tanto en cuanto a la importancia del lienzo, ya que este abarca diferentes personalidades y funciones, antes copadas prácticamente en su totalidad por el artista.

Al mismo tiempo que el lienzo cobra una importancia nunca antes vista, la creatividad del artista es fundamental en la realización del proceso artístico, ya que una vez finalizado el diseño, no se trata meramente de trasladar el dibujo ideado, sino de aportar un estilo e identidad propios que logren que el beneficiario de la obra quede satisfecho. Para la realización de esta fase del proceso creativo entran en escena la capacidad técnica del artista y la tecnología en constante evolución. Antiguamente las tintas se obtenían a partir de carbón, cenizas o a través de pigmentos en polvo que tenían que ser mezclados y preparados por el artista antes de tatuar dan paso a la actualidad, con la existencia de tintas orgánicas de casi una infinita variedad de colores con lo que ya no es necesario hacer mezclas. Lo mismo pasa la mayoría de las máquinas de tatuaje de hoy en día son eléctricas, operando con un accionamiento de giro directo o un motor electromagnético de dos bobinas, sin embargo, como la demanda de tatuajes crece, los fabricantes desarrollan nuevos modelos más avanzados y mejorados, que junto con la ayuda de los ordenadores y sus programas de diseño, hacen que la realización y aplicación de tatuajes se produzca de una manera más fácil, rápida y eficaz. En este campo es un especialista el tatuador español Charles Huurman:

Decimos que en nuestros tatuajes el diseño es como el 60% más que el tatuaje en sí. Es la importancia que doy al diseño. Para mí la tecnología es un factor muy cambiante. (…) Para mí los ordenadores son mejores porque la mayoría de las veces cuando comienzo el diseño, no sé realmente lo que voy a hacer exactamente. Con el ordenador sólo puedo probar muchas cosas diferentes muy rápido. Si tuviese que dibujar esas cosas realmente me llevaría mucho más tiempo. La tecnología también me permite ver mucho y a gran velocidad.” Charles Huurman (tatuador especializado en hiperrealismo abstracto).  Charles Huurman

Este compendio de fases del proceso creativo y productivo del tatuaje muestra la belleza y carisma del mismo, provocando que, como la firma de los grandes pintores o escultores de la época, la de los tatuadores se cotice al alza. 

La vanguardia del tatuaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s