Pensamiento

¿Animales?

“Desde una edad temprana he rechazado el uso de la carne y llegará el día en que hombres como yo, verán el asesinato de animales como ven el asesinato de personas”  Leonardo da Vinci.

Desde los orígenes de la humanidad el hombre se ha servido de los animales que le rodeaban para garantizar su supervivencia, utilizaban sus pieles como abrigos y su carne como alimento. Con el paso de miles de años esas prácticas han prevalecido arraigadas en una sociedad fruto de la evolución pero no todos los hombres y mujeres han seguido ese camino y han abierto puertas al pensamiento que, cada vez, es más extendido en la sociedad actual, ¿Por qué no debemos alimentarnos de seres dotados de sensibilidad?

Grandes personajes de la historia como Plutarco, Al-Ma´arri o Lewis Gompertz han abordado y practicado el veganismo y la lucha por los derechos de los animales utilizando argumentos totalmente válidos en la actualidad, dejando ver que el maltrato al que se ha sometido a ciertas especies animales usados para consumo se ha practicado desde hace siglos.

A pesar de ser personajes aislados en un mundo alimentado por la industria cárnica, el maltrato indiscriminado y la inexistencia de penas ante tales atrocidades, cada vez son más las voces que se alzan en nombre de los animales para luchar por una vida justa, digna y solicitar el amparo de una legislación con penas que no sean irrisorias.

Para hablar de cómo mejorar la situación en la que se encuentran los animales debemos hacernos preguntas ¿Por qué comemos cerdo y no gato? ¿Por qué en Europa la carne de ternera es consumida masivamente mientras que en ciertas culturas son protegidas? ¿Por qué no se consume la carne de tigre o elefante pero somos conocedores de que ciertos cazadores, de un alto poder adquisitivo la gran mayoría, los matan siendo justificada esta práctica como un deporte o en ciertos países como una atracción turística que le reporta importantes beneficios? La repuesta es compleja. No sólo se queda en el hecho de servir como alimento o para “protegernos” con sus pieles (recordemos los abrigos de visón, zorro, marta… que tan cotizados están desde hace décadas y que en el fondo subyace la pertenencia a una determinada clase social-económica); Bajo el término “tradición” se han justificado numerosas barbaridades que atentan contra la dignidad de los animales.

2c106cfc51d7bc690fab7fa5a5b31b0a

En el campo del arte, desgraciadamente, también se ha hecho uso de animales indefensos simplemente para formar parte de obras que buscan hacerse un hueco en el Olimpo de los grandes artistas y las elitistas galerías donde personas adineradas pujan por obras que el autor previamente ha realizado con ese fin mediante obras “rompedoras” para algunos y “crueles” para otros. Artistas como Damian Hirst famoso por obras como vacas, tiburones u ovejas despiezadas o Hermann Nitsch que usaba cerdos abiertos en canal para su performances. ¿Hasta dónde llegará el hombre sin ver las consecuencias de sus actos?

Ya no sólo se trata de una cuestión de cambio de hábitos sino una cuestión moral. De pequeños nos enseñan que los perros y gatos son nuestros mejores amigos, nuestros hermanos de cuatro patas, fieles compañeros a los que proteger y querer incondicionalmente, dándole cariño, un lugar cómodo donde vivir, alimentándolos. Si tan bien tratamos a esas y otras especies amparadas bajo la etiqueta de “mascotas”, ¿por qué ese total desinterés en las condiciones de vida de vacas, cerdos o pollos que no han conocido nada más que una vida estabulada donde comparten escasos metros con otros tantos congéneres a los que engordan para luego asesinar a sangre fría simplemente porque son un producto del que sacar provecho económico? ¿Por qué nos horrorizamos al saber que otro año más se celebrará el festival de Yulin en China pero no que en cientos de plazas de España la muerte de un animal indefenso se convertirá en símbolo nacional y motivo de celebración? Desde niños estamos condicionados a ello, a ver a una serie de animales como mascotas y otros como comida y no es hasta que empezamos a pensar por nosotros mismos que vemos las cosas como son realmente y es ahí donde decidimos si seguir formando parte de la población que gira la cabeza ante las atrocidades que se cometen contra otros seres vivos sensibles, que sufren en sus pocos años de vida o si, en cambio, decidimos intentar cambiar las cosas poco a poco, con pequeños actos que para esos animales significan dejar de existir para morir y poder vivir libres de jaulas.

2adade52eec53072087c390a30a3871d

No se trata de posicionarse en algo extremo y eliminar el consumo de alimentos de origen animal sino de una mejora de las instalaciones y las condiciones de vida de los animales de los que se sacan dichos alimentos. Dejar de utilizar pequeños espacios con el hueco justo para llegar a la comida que les hace engordar y viviendo sobre sus propios excrementos. Ningún ser vivo merece nacer para tener una existencia donde el sufrimiento es lo único que conocen. Dejemos de utilizar a los animales como cosas, seamos mejor que eso, mejores que todos los que piensan en ellos desde un punto de vista puramente mercantilista, que no son conscientes de que son seres que sienten y cuya vida es insignificante a los ojos de las grandes industrias lácteas, cárnicas, pesqueras y avícolas.

Y tú ¿cómo quieres ser?

17265017_10155978400288345_7547983563892998369_n

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s