Artes figurativas/Imagen

¡Miremos bonito! En las periferias se encuentra lo extraordinario

El mundo es mucho más bello y mágico de lo que nos pensamos

Ricardo Cavolo.

Representación de las niñas diosa Kumari nepalíes en el nuevo libro de Ricardo Cavolo, Periferias.

Usual, habitual, frecuente, corriente, ordinario o universal pueden considerarse sinónimos de la palabra común. Sin embargo, lo que me interesa aquí es hablar de sus antónimos aquello que puede definirse como extraordinario y mágico, ¿dónde podemos encontrarlo?

El nuestro es un mundo en el que triunfa lo “oficial” mientras que permanecemos inmóviles a los que nos rodea. Solemos cerrar los ojos, aunque algunos intentemos hacer lo contrario. Frenemos, por favor, cuenten ustedes las veces que giran la cabeza a lo extraordinario. Nadie quiere entrar en la periferia.

Ricardo Cavolo sabe lo que es vivir entre dos mundos. Se crió con su madre casada con un gitano y con su padre un artista que vivía en una  antigua fábrica de tapones de goma. Creció sintiendo la mirada de los que por un lado lo llamaban payo y por otro los que lo juzgaban por ir con los gitanos. ¿Somos tan diferentes?

No pretendo hacer una defensa de ninguna de las dos realidades pero lo que sí me gustaría es que muchas de las 150 situaciones que muestra Periferias (Lunwerg, 2017) fuesen conocidas y reconocidas. No existe un orden en este libro ya que en realidad no tiene que haberlo, se mezclan las periferias humanas con las urbanas, las geográficas, las animales, las vegetales y las artísticas convirtiéndolo en una Biblia de colores para lograr que nuestras retinas se olviden de lo invisible.

Una de las páginas del libro dedicada a las mujeres soldado kurdas.

Prostitutas callejeras, albinos, las niñas diosas Kumari, las favelas, la Cañada Real, el Tíbet, Transnistria, el cerdo de mar, la polilla colibrí, los baobabs, el musgo, Alexander Lobanov o Maria Primachenko. He aquí, ejemplos de realidades de  lo que se considera como la cara b de nuestra sociedad. Cada una de estas situaciones tiene dos explicaciones, la que se puede considerar como la oficial y la parte mágica que revitaliza la anterior. ¿Quién nos dice que esta última no puede convertirse en realidad?

Quizá sea en esta cara donde cuando todo se derrumba se construye la novedad, nace la creatividad. Así lo explica un tal Jean Dubuffet, Santi Balmes, a modo de manifiesto en el prólogo de este libro.

Con tristeza repararéis en que desde la centralidad de vuestro ser nada surgirá, nada se gestará, nada germinará. Sin dificultad no hay mejora. Sin marginación no hay rebelión. Sin terremotos internos no hay destrucción. Si nada colisiona en vuestra alma, ningún templo se derrumba. Si no hay ruinas, no hay material para edificar nada nuevo”.

Una de las historias que más me han llamado la atención de Periferias es el proyecto Heidelberg que guarda gran relación con la creatividad. Es el claro ejemplo de como un barrio considerado marginal de la ciudad de Detroit se transformó gracias al color y al arte.

Posiblemente la Tierra no sea el único planeta habitado, quizá existan muchos otros lugares en el espacio donde haya vida. Pensemos, ¿somos la periferia de todo aquello que no conocemos?

El proyecto Heidelberg en Periferias.

Opto en mi caso por creer que la diversidad es lo que nos enriquece, ¡Qué tan aburrida sería una sociedad gris! ¡Es el momento de colorear nuestro planeta! Quizá algún día consigamos, como reza aquella canción de un cantautor madrileño, que los invisibles sean vistos aunque tú no los mires.

¿Y si le damos la vuelta al mundo?

Anuncios

2 pensamientos en “¡Miremos bonito! En las periferias se encuentra lo extraordinario

  1. Sin duda es un problema de las prisas, del andar sin caminar, del ver sin observar, del girar la cara para no ver lo desagradable -lo desagradable solo en la tele y ya ni eso-. Nos cuesta enfrentarnos a la realidad.

    Es en las ciudades grandes, en donde parece que todo duele más, donde tenemos que andar más deprisa para no ver al otro. Te haces de acero, casi un superhéroe, para poder ignorar lo que te hace removerte por dentro.

    Pero no queremos superhéroes, queremos gente normal a la que le duelan las prostitutas, los albinos, los prisioneros…

    Gracias por acercarme a Cavolo.

    P.D Me encanta la canción.

    • Tienes toda la razón, en el fondo, es lo que expresa la canción. Cavolo lo cuenta tremendamente bien, “A la gente no le gusta mirar lo que no considera ‘normal’. Nos quedamos con la foto del drama social pero en las periferias las personas se enamoran, lo pasan bien y viven momentos felices”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s