Redes

Museos y redes sociales

Cuando pensamos en un museo, tendemos a dejar que nuestra mente vaya a aquel viejo concepto, de una institución basada en reglas, con las paredes a rebosar de obras de arte. Un lugar que no es para todos, solo para un par de eruditos y resabidos genios, que no necesitan ser educados y que solo se pasean por sus pasillos para admirar a los más grandes.

Pues…ha llegado el momento del cambio.

No nos hemos dado cuenta, pero el museo ha mutado, ha evolucionado junto con el público que necesita. Porque si algo sabemos, es que nada es estático, y la sociedad nunca está quieta. Desde hace treinta años, venimos experimentando un avance desmesurado, gracias a la llegada de las nuevas tecnologías, y como no, Internet.

Pero la evolución del museo, viene de mucho antes, desde 1928 y de la mano de George Henri Rivère, uno de los museologos modernos más importantes del último siglo. Él asentó las bases de lo que hoy llamamos nueva museología, un cambio en el concepto del museo, que no solo trae consigo nuevas tipologías de museo. Este tipo de museología, se centra ante todo con la difusión y el público. Aboga por crear exposiciones más clara, educativas y atractivas para le gente. Terminar con esa idea de edificio para eruditos y que comience a ser para todo tipo de públicos.

Rivière, postuló estas premisas con la intención de abrir los museos a todo el mundo, lo que nunca se pudo imaginar, es que realmente el museo se abriría al mundo. Literalmente.

Ese afán de que la institución llegara a todo aquel que quisiera entrar, ha sido muy posible gracias a la llegada de la red, las webs y ante todo, las redes sociales.

El fenómeno web 2.0, llamado así por Tim O´Reilly, ha abierto un sin fin de posibilidades para todo aquel que desee darse a conocer en el mundo entero, sin tener que moverse de su casa. Como ya dije, los museos tienen que adaptarse a la sociedad en la que viven, y una vez que se crearon las nuevas tipologías de museos, era hora de entrar en el tema de la difusión. Para este, han encontrado un gran apoyo en las redes sociales.

Facebook, Twitter, Tumblr, Youtube….unas herramientas tan banales y potenciadoras de la procrastinación en nuestras manos y un mundo de posibilidades para los museos.

museos-y-redes-sociales-3-728

Estas redes, si bien al principio fueron usadas como un método gratuito de difusión, es en los últimos años cuando empiezan a sacarle potencial. No son pocos los museos que comienzan a hacer encuestas para que los usuarios elijan una próxima exposición, además de que otros contactan con algún internauta y comienzan a hacer trabajos entre ellos. Por no hablar, de que son un medio excelente para mantener las instituciones museísitcas en contacto casi continuo.

Pues son muchas, muchísimas las formas en las que una red social puede beneficiar a los museos y la museología, solo que aun están muy encajados en las tradiciones.

A día de hoy, existen muchos debates sobre si es bueno que un museo se fusione con la tecnología. Los argumentos a favor, ven en Internet y en las redes sociales, una oportunidad de hacer el arte y la cultura como algo cotidiano y cercano a las personas. Los argumentos en contra, temen que la implantación de estas ideas, conviertan al museo en una atracción de feria, una institución sin respeto ni gloria (personalmente, viendo lo que hacen en el Twitter del Prado, no les quito la razón).

Pero los conservadores solo ven lo malo. Se agarran a la tradición por miedo al cambio. Les entiendo, pero es tiempo de seguir adelante. De experimentar y ver el alcance que tiene la red para unas instituciones tan antiguas y respetadas. Es momento, de que el museo empiece a ser parte activa de nuestra vida, y si esta, está ligada en cierto modo a Internet, allí es donde debe estar.

Este es el mejor momento para que el museo se implique en las redes, porque no nos damos cuenta, pero estamos entrando en otra era. La llamada Web 3.0 supera en la anterior con una aumento exponencial de usuarios en la red y ordenadores interconectados entre si. Esto implica, una gran corriente de información entre personas de todo el globo que propicia la entrada de los museos, como referentes de información veraz y muy variada. Una isla, en medio de todo el caos de información falsa o errónea que puebla la red.

Hay que reconocer que Internet cambió nuestras vidas, y creo que ya es momento, de que los museos cambien con ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s