Literatura

La ridícula idea de que no vamos a morir

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…, atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia… Es hora de morir.

Blade Runner

¿Alguna vez te has preguntado que pasará cuando ya no estés en este mundo? ¿Te gustaría saber cuanto tiempo te queda para morir? ¿Y tus recuerdos? ¿Realmente son tuyos, o te de otra persona?

   Estas cuestiones y muchas otras más, son las que aborda Rosa Montero en su libro Lagrimas en la Lluvia y más recientemente en su continuación, El peso del Corazón.

   En ambos libros, se nos presenta a una curiosa protagonista: Bruna Husky, una replicante de combate que vive en el Madrid de 2109, donde se han creado ascensores para acceder a planteas artificiales que flotan en nuestra órbita y donde el aire limpio se ha convertido en un objeto de lujo.

   Parece casi un sueño, pero podría ser muy real.

En palabras de la propia autora, estás han sido las novelas más realistas que ha escrito en su vida. En ellas,denuncia los problemas medioambientales y sociales que suceden en nuestra época, escondido todo en una increíble novela de ciencia ficción.

   Inspirándose en el tecnológico y futurista mundo de Blade Runner, Rosa ha creado su propia versión de los replicantes. Seres creados artificialmente, con una función específica, a los que les han sido implementados recuerdos falsos y con un tiempo límite de vida: diez años; aunque en el caso de Bruna, la cuenta ya ha descendido a 3 años, 10 meses y 21 días. Una cuenta regresiva con la que se despierta cada día de su corta vida.

   1424350571_571046_1424683809_noticia_normal

   La verdad, es que Bruna está frustrada con su suerte.

Intenta negar su propia naturaleza. No quiere apegarse a los falsos recuerdos que inundan su cabeza. No quiere pensar que tiene un tiempo limitado, que su existencia se agota con cada día que pasa y que tiene que restar a su cuenta, antes de que llegue el fatídico TTT (Tumor Total Tecno) que le proporcionará una muerte lenta y dolorosa.

   ¿Te imaginas vivir así?

Bruna Husky vive atormentada cada día de su vida, como una tigresa enjaulada, intentando alejarse de la gente, de no apegarse a nadie, porque…¿Para qué? Si total va a morir. Todos vamos a morir.

   La realidad, con la que convive cada día, es la misma que la nuestra. La única diferencia, es que no sabemos exactamente cuando vamos a dejar este mundo. Pero lo haremos algún día, solo que no queremos pensar en ello, porque tal vez nos asusta, o pensamos que no vale la pena perder el tiempo en algo que no podemos controlar.

   Bruna daría lo que fuera por tener lo que nosotros tenemos. No me refiero a que le gustaría ser humana, pero si que querría tener recuerdos reales. O no tener en la cabeza una cuenta atrás, como si fuera una bomba a punto de estallar. Es decir, no saber cuando morirá. Tal vez así pudiera vivir mejor, sin sentirse como si estuviera arañando lo poco que le queda de vida.

   Ese es el gran problema del hombre, o de los replicantes en este caso.

La gran tragedia del ser humano, es que viene a vivir con mucha ilusión, pero en un suspiro se nos va la vida. No queremos pensar en la muerte, solo queremos quedarnos aquí, refugiados en nuestros recuerdos, que es lo que nos da una identidad y nos gritan “estás vivo. Tienes una vida”, o al menos, crees tenerla.

   Nunca debemos olvidar que la memoria es muy subjetiva, y que la imaginación juega un papel muy importante cuanto más lejano es el recuerdo. Podría decirse que los humanos somos afortunados por autoengañarnos a nosotros mismos o terriblemente cobardes e ingenuos por no enfrentarnos a las cosas como son. 

Bruna no tiene ese privilegio. Está estancada, viendo los días pasar mientras busca un nuevo caso que resolver. Así, hasta el día del TTT. Y mientras espera, solo quiere estar sola, que nadie le hable, que nadie le haga sentir apego, pues solo hará las cosas más difíciles. Pues el amor debilita.

Lo que no entiende, es que además de debilitar, el amor te permite vivir una vida que pueda merecerse tal nombre. Eso es lo que le falta y lo que encontrará en la nueva novela de Rosa Montero.

    Porque, puede que la muerte no nos entre en la cabeza, pero si las ganas de vivir. Por lo tanto ¿A qué esperas para tomar las riendas de tu vida?

Corre, que pronto se escapa. Bruna lo sabe bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s