Imagen

La cultura 3G

zdjęcie-z-wystawy-Erika-Kesselsa-Photography-In-Abundance-w-FOAM- “24 Hrs in photos” es una llamativa obra del fotógrafo y coleccionista holandés Erik Kessels en la cual se nos presentan montañas de fotos compiladas a lo largo de tan solo un día en la conocida red virtual Flickr.  Ahondando en la línea de una anterior exposición suya llamada “Use me, Abuse me”, en la cual Kessels posaba su punto de mira en el uso y manufactura de fotos preexistentes mediante tecnología y fotógrafos de nuestros días, en esta nueva obra, abusa de las fotos de los usuarios de la conocida web, las amontona en el suelo, poniendo de manifiesto el exceso de información diaria, la cultura de los datos y en definitiva, la imagen como un dogma.

Las redes sociales, las conexiones globales y el hipercosumo de nuestros días han propiciado un proceso de banalizaciónde las expresiones artísticas. No sólo de las actuales, sino de aquellas que ya forman parte de la historia. Hoy en día todo puede ser objeto museístico, en una sociedad que, en palabras del filósofo y sociólogo francés G. Lipovetsky, “es contemporánea del todo-patrimonio y del todo-conmemorativo[1]

Parece que nos encontramos ante un panorama pobre y burdo donde se prima la muestra de la actividad propia en beneficio de la alimentación del ego, de lo personal, en detrimento de un contenido teórico, de protesta o incluso de cierta calidad estética. Hay tanta sobreinformación, tal cantidad de imágenes que son éstas mismas las que al mismo tiempo provocan que nosotros como espectadores, no seamos capaces de centrarnos en una en concreto, de distinguir aquello que nos gusta de lo que en realidad no nos gusta nada, en resumen,  lo bueno de lo malo, basándonos casi siempre en criterios que no generamos nosotros mismos.

La cultura en general, la “nuestra”,  está dejando de ser visual para dar lugar a una de datos. Estamos ante un territorio jamás abarcado y sin duda totalmente abstracto y críptico. Parece que ésta nueva forma de vida, nos hace más libres, más autónomos, que nos acerca más a todo el mundo pero en realidad esto no es así, de ninguna manera. Desde el momento en el que el 3G llega a nosotros generamos, registramos y almacenamos una enorme cantidad de información. El simple hecho de llevar un dispositivo móvil en el bolsillo, nos sitúa en un momento y un lugar, por tanto…somos de verdad tan o un poco libres?  Yo creo que nosotros, no.

“(…) La galaxia Internet y su diluvio de montañas digitales: millones de sitios, miles de millones de páginas y de caracteres que se multiplican por dos cada año que pasa; el turismo y los ejércitos de veraneantes; las aglomeraciones urbanas, las megalópolis superpobladas, asfixiadas, tentaculares. Para luchar contra el terrorismo y la delincuencia hay ya en las calles, en los centros comerciales, en los transportes colectivos y en los establecimientos millones de cámaras y medios electrónicos de vigilancia e identificación de los ciudadanos: para sustituir la antigua sociedad disciplinario-totalitaria, ya está en marcha la sociedad de la hipervigilancia. (…)[2]

[1] Gilles Lipovetsky “Los tiempos hipermodernos” p. 90

[2] Gilles Lipovetsky “Los tiempos hipermodernos” p. 57-58             

Anuncios

Un pensamiento en “La cultura 3G

  1. Pingback: La reproductibilidad técnica de los recuerdos | IdeasEstéticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s