Otros

Somos lo que comemos y comemos lo que somos.

“Toma mi jabón, completamente desnudo, para volver tu agua afectuosa, circulará, te cubrirá de velos y huirá, en una especie de agitación púdica. Lo buscarás a tientas, lo encontrarás adelgazado, extenuado… pero nunca perderá ese tres por ciento, la esencia de nicola … presencia indisoluta.”Inspirado en Le savon, de Francis Ponge.

savon de corpsComer lo que somos, y ser lo que comemos, no es idea, más bien es el principio básico del ser. El concepto que guardan estas dos acciones, (siendo así una siguiendo a la otra), es la esencia más básica de cualquier otra ACCIÓN que llevemos a cabo COMO SEREShumanos, cualquier movimiento que el ser humano experimente lleva intrínseca esta idea del destruir para reconstruir. Algo así como todo aquello que se devora, que se destruye, que se quema, a sí mismo para resurgir nuevamente de los restos. Y esto es algo que al final, si lo miramos en una escala más grande, rige cualquier principio vital …de los ciclos de la vida ya se ha hablado demasiado.
Realmente no creo que esto se PUEDA identificar como una idea, si no como una realidad y una necesidad, realmente en lo más fondo de la esencia humana existe una tremenda necesidad de sentir la mímesis con la naturaleza, llegar a palpar, a saborear a oler y refregarse en aquello que somos, fuimos y seremos, la raíz de la vida misma. Llega a producir determinado placer jugar con la carne, o con el hecho de devorar, de sentir sangre, dolor y palpar plenamente lo que en esencia constituye al ser humano.
Esto es materia de mucho del arte que se produce actualmente. El juego con las sensaciones, casi rozando en ocasiones lo macabro. El juego con uno mismo, el creador como material fundamental de su propia obra, el que se destruye a sí mismo para crear… es como hablar de la cuarta dimensión del arte, ya que detrás de todo lo que PUEDE ser materializado existe una reflexión muy cercana al hecho de que todo aquello existente e inerte proviene del constante movimiento vibratorio de la materia. Es decir que todo tiene un movimiento y en todo movimiento existe una elipse, un principio que se une a un final para generar de NUEVO el principio.
Si quisiéramos entender la cuarta dimensión por el sistema de vectores, deberíamos de abstraernos del espacio, y llegar a introducir dentro de un vector otro vector, generando ambos un ángulo recto. Volvemos aquí a la idea de destruirse, comerse a sí mismo, para de nuevo crear esta sensación cuatridimensional que tanto preocupa. Y preocupa porque en verdad es una necesidad natural, es la completa mímesis con el entorno, conocer cada vez más planos en los que te desarrollas. Para llegar a conquistar estos campos en los que realmente se da mucho pie a la divagación, se debería de para uno ante la reflexión de obras como las de Nicola Constantino. Esta artista argentina, guarda en su producción artística una cantidad de reflexiones vitales de un modo a la vez que sutil muy voraz.
Mujer que nacida en el 1964, guarda en si misma mujeres de los años veinte, de los años treinta, guarda mujeres de dos siglos atrás. Igual que guarda la mujer trabajadora y digna, la mujer de calle, la mujer fatal, la mujer de éxito, es un ser que lleva en sí misma épocas y personalidades en cantidades casi inconcebibles. Lo que con mucho ingenio lleva a cabo ella es, ese momento de adentrarse dentro de sí, comerse y devorarse a sí misma para poder vomitar en forma de concepto artístico lo que tiene dentro. Es el utilizarse y destruir todas las demás Nicolas para hacer resurgir de entre los escombros la Nicola que le interesa en cada obra, una de las obras que ejemplifican esta idea es la que toma como sujeto principal la PERSONALIDAD de Eva Perón. Ella resurge en la ex -presidenta de Argentina después de haber escarbado en los escombros de una destrucción anterior. Igual que hace resurgir cada doble de sí misma que sale en su obra, es decir es esta introspección, la destrucción y la búsqueda de la nueva creación el motor de toda su obra. Realiza la idea que muchos soñamos, las infinitas vidas. Lleva todas aquellas vidas que, a ella y como ella, le brotan del interior del alma así como de la imaginación… vidas que sin embargo siguen ese ciclo en círculo del que antes habíamos hablado, incluso llegando a surgir una de la otra generando una mega circunferencia que encajaría toda la idea del ir y venir.
Pero quizá lo que más remueve sea el hecho ya de tratar con la materia en sí misma, como es por ejemplo toda la obra que ella produce con la idea de los tejidos humanos. Es el cubrir la piel con piel, no es nada que deba de extrañarnos, desde tiempos inmemorables el afán de la cubrición con pieles es una cuestión ligada al ser humano. Lo que Nicola quiere transmitir sin embargo es de nuevo ese momento en el que estamos, de borde de la destrucción personal para la nueva creación. Llegamos en esta bola de consumismo sin piedad a consumirnos a nosotros mismos. Idea que por una parte puede parecer realmente aterradora, no obstante, solo el propio ser humano puede destruir al ser humano, rajarse, utilizarse, comerse, consumirse, para hacer surgir de aquí creación y CONTINUAR el camino circular.nicola pieles
Me parece el culmen del consumismo más bello, y el culmen del concepto del círculo vital, poder darse un baño con un jabón elaborado con la grasa de tu propia liposucción. Es este balo el que nos recuerda que todo mantiene un movimiento, y que todo movimiento es lo que nos lleva a esa otra dimensión, dimensión que está siendo conquistada por el arte del hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s