Otros/Sociología

Por arte de mafia

 

¿Qué hay de nuevo, viejo?

 

Si ya estás cansado de las aplicaciones de tu móvil, estás de suerte. La Administración italiana acaba de presentar una totalmente gratuita para localizar obras de arte buscadas por los carabinieri, la iTPC (Italia Tutela del Patrimonio Culturale). El usuario podrá acceder a la información de las obras en paradero desconocido directamente del archivo de la policía, crear su propia recopilación de piezas dudosas para posteriores comprobaciones y hasta enviar una fotografía a los agentes. Estás a un click de poder convertirte en seudopolicía. Como por arte de magia. Al final Carl Sagan iba a tener razón con eso de que “vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de estos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre.”

 

La creación de esta nueva aplicación coincide con la reciente recuperación de los cuadros Fruits sur une table ou nature au petit chien de Paul Gauguin y La femme aux deux fauteuils de Pierre Bonnar, adquiridos hace 40 años por un jubilado de la Fiat de exquisito gusto quien, por el módico precio de 45000 liras ( unos 24 eurillos), decidió colgarlos en su cocina. Porque seguramente las frutas de Gauguin quedaban mejor que en el baño. Pero resulta que estos cuadros habían sido robados en 1970. Y es que los pobres italianos tienen un grave problema con la protección de su riquísimo patrimonio artístico, manejan la mayor base de datos a nivel mundial de objetos de arte robado, con 5.7 millones de piezas catalogadas. Estas dos obras fueron encontradas en Sicilia y casualidades de la vida, etimológicas, o no, la definición de “mafia” según el diccionario de la RAE es la de “organización criminal de origen siciliano.” Repito, pobres italianos. Qué mala fama tienen. Ya que hablo de mafia, de Italia, ¿Por qué no hablar de Silvio Berlusconi? Repito, pobres italianos, qué mala fama les han dejado. Y es que el mundo del arte me ha parecido siempre una mafia, remitiéndome a otra de las definiciones dadas por la RAE: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses.” Ahora, hablemos de la mafia del arte.

 

Según datos aportados por el FBI, el mercado ilícito de objetos artísticos mueve anualmente hasta 6.000 millones de dólares, siendo la tercera actividad que más recauda en el mercado negro después de la venta de armas y drogas. La existencia de este mercado ha generado a lo largo de la historia el robo y desaparición de un incalculable número de obras de arte. La INTERPOL, por ejemplo notificó que el expolio sufrido por Irak durante las dos intervenciones militares es prácticamente imposible de cuantificar. A partir de los años 2004 y 2005 las organizaciones terroristas, en especial Al Qaeda y los grupos islamistas, en la zona de Irak, comenzaron a controlar el tráfico y el transporte de antigüedades. Se dieron cuenta de que pueden ser vendidas en famosas casas de subasta de Europa y Estados Unidos, incluso a museos, por ingentes cantidades de dinero que en ocasiones acaban financiando el terrorismo. El desmoronamiento constante de Pompeya, otro de los actuales ejemplos, se debe, entre otras circunstancias, a la dejadez de los sucesivos gobiernos de Silvio Berlusconi por el patrimonio cultural, al que se le “atribuyen” también los desprendimientos en el Coliseo y la Fontana di Trevi. Pero, sobre todo, al saqueo de la Camorra. Como por arte de “mafia”, apareció un túnel en 2009 que conducía, directamente desde las obras, a una vivienda cercana. Este pequeño truco de la Camorra es ahora un método asentado para hacerse con los contratos de obra.

 

El punto que me parece más relevante y el de más controversia es el que salpica, mejor dicho, empapa a los museos. Con el descubrimiento de las grandes civilizaciones, estas instituciones empezaron, sin ningún cargo de conciencia, a llenar sus salas. Desde entonces los museos occidentales han ido creando colecciones de arte en base a acuerdos, sobornos, saqueos ocultos o expresos botines de guerra. En bastantes ocasiones el arte fue despedazado, en otras se destruyeron piezas para transportarlas, y en tantas otras se han revalorizado, atrayendo a millones de curiosos y montando todo un negocio multimillonario alrededor. En Saqueo: el arte de robar arte su autora, Sharon Waxman evidencia los grandes pilares culturales del siglo XXI, tanto el Louvre como el Museo Británico optan por el silencio o un inútil disimulo cuando se les pregunta por el origen de algunas de sus más notables colecciones. Lo mismo ocurre con el Metropolitan de Nueva York o el Getty de Los Ángeles, que protagonizan historias actuales y de lo más inimaginables sobre el tráfico de piezas robadas en los últimos años. Una vez más y como por arte de mafia, que no de magia, se oculta una Historia del Arte más oscura, negra que supone una importante amenaza; el periodista Karl Meyer en El saqueo del pasado (1973) escribió lo siguiente:“Dado el ritmo actual de la destrucción, puede que para el fin del siglo todos los principales yacimientos arqueológicos inexplorados hayan quedado irrevocablemente estropeados o saqueados. Estamos presenciando algo equivalente a la quema de la biblioteca de Alejandría por los romanos, aquella catastrófica hoguera cuyas llamas consumieron gran parte de la sabiduría de la antigüedad.”

 

Después de haber escrito algo tan marginado e ignorado por la sociedad y por las grandes instituciones, esto para muchos será leído y asimilado más bien como una simple historia pero les diré que está basada en hecho reales. Aunque moleste a otros tantos.

Y esto es todo, amigos.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Por arte de mafia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s