Filosofía/Pensamiento

Un Mundo Feliz, “Hipotálamo por corazón y narcóticos como alma”. Críticas y reflexiones dispares.

        La obra de Aldous Huxley, Un Mundo Feliz, fue publicada por primera vez en 1932. La narración esta ambientada en un nuevo régimen mundial fundamentado en las teorías de Henry Ford, reducción de costos para aumentar la productividad, clasismo y antisemitismo. De la obra de ciencia ficción emerge un sutil tono de carácter profético, el inicio del régimen se enmarca cronológicamente en el año 140 después de Ford, año 2049 de nuestra era, tras la guerra de los nueve años, en la que la humanidad se sumerge en un oscuro conflicto de armas químicas y biológicas en el que toda la vida del planeta se ve seriamente afectada.

        Nadie diría hoy en día que esta parece la descripción de un mundo feliz, almenos en la realidad en la que la mayoría de nosotros podemos movernos, pero a los ciudadanos de este nuevo estado mundial, no les preocupa en absoluto. Entre otros métodos para desinhibirse de sus preocupaciones, como los que iremos viendo en esta breve excursión a través del universo creado por Huxley, cuentan con una potente droga, el soma, el soma es capaz de substituir a unas vacaciones, haciendo a los obreros conformistas y aplicados en sus tareas, en un funcionamiento químicamente engranado la sociedad se comporta como un enjambre, 1 gramo a tiempo cura 10 sentimientos melancólicos, como en la novela Farenheit 451 de Ray Bradbury, llevada al cine por Fraçois Truffaut, sentir emociones es peligroso, los antiguos libros son incomprensibles y prohibidos, pero se va todavía mas allá, el amor constituye una enfermedad peligrosa y la monogamia o el parto natural son conductas sociales repudiadas. El arte es algo innecesario. En su lugar el mencionado soma completa las funciones del sensorama, un prodigio tecnológico de emulación sensorial heredero de nuestras actuales salas de cine. El arte se ha rebajado a la masa, en el sentido del kitsch de Greenberg, en lugar de elevar al individuo hacia la experiencia artística. Raro es el término con el que se criminaliza cualquier conducta dispar, considerada inmediatamente un disparatado atentado contra la estabilidad social. La conducta frente a la vida, seres humanos divididos en cuatro castas o estamentos (alfa, beta, delta y gamma), son creados a partir de fecundación in vitro seriada a escala industrial, condicionados quimica y físicamente desde antes incluso de su estado embrionario y educados a través de métodos hipnopédicos constantes durante casi la mitad de su vida. La conducta ante el envejecimiento o la muerte es mas o menos la misma, siempre joven hasta los 70 años, el soma sustituye al óbolo romano, el individuo siente la muerte como un servicio útil a la comunidad al igual que cualquier otro, a partir de los condicionantes adecuados concebidos desde el más puro racionalismo cartesiano.

Nuestro sistema socioeconómico esta asentado sobre un modelo de producción fordista, desplazado en algunos campos progresivamente por el toyotismo desde la crísis del petróleo de 1973. Este es el principio de una serie de referencias a nuestro mundo real en este universo de ficción que renueva el interés vigente en la actualidad de esta obra literaría. Huxley perteneciente a una reconocida familia de cientificos, defensores a ultranza del evolucionismo darwiniano, y el superhombre nietzscheano, revela los ideales de una sociedad de castas, en un imperio mundial, al más puro estilo del Mein Kampf publicado tan solo ocho años antes de la novela, y que próximamente comenzará a editarse de nuevo, algo antes de la renuncia a sus derechos de autor por parte del Ministerio de Finanzas de Baviera, que habían sido a su vez, haciendo un poco de historia otorgados a esta institución por los Estados Unidos en 1945. La comunión entre estos autores, puede explicarse en parte en buena medida a través de la coincidencia de sus fuentes, entre las que hay que destacar a uno de los recurrentes protagonistas de esta crítica Henry Ford, declarado antisemita tal y como lo demuestra en The Dearborn Independent. Henry Huxley, abuelo del autor, seria conocido como “El bulldog de Darwin”, teoría que se utilizaría como complemento del pensamiento maltusiano (dinastías con antiguos vinculos) y como base de las prácticas eugenésicas de los diferentes estados de Europa y Norteamerica a principios del s.XX. El hermano de Huxley, el biólogo Julian Sorell, caballero británico, primer presidente de la UNESCO, defendía el valor religioso de la eugnesia, hoy fomentadas según el críterio de planificación familiar por la Fundación Rockefeller, la Fundación Rand o el Grupo Bildelberg actuando como agentes del estado sionista y la francmasoneria como se baraja recientemente en las investigaciones de un historiador alemán. (Nazi Nexus: America’s Corporate Connections to Hitler’s Holocaust. Washington, DC: Dialog Press, 2009.– Edwin Black)

Otro de los puntos que se pueden leer entre lineas en la obra, son el conocido tema de los intereses farmaceuticos, compañias asociadas a la Rockefeller tanto de esta industria como de la alimenticia General Mills, Kellogg, Nestle, Bristol-Myers Squibb, Procter and Gamble, Roche, IG Farben (Bayer) tendrían en Un mundo feliz de Huxley un sistema hecho a su medida.

En la obra casi como una anticipación de más de medio siglo de las declaraciones de Peter Brabeck-Letmathe en la campaña “We feed the world” de Nestle. se plantean cuestiones como la ampliación de la jornada laboral como medio de mantener la tasa de producción, no es beneficioso para el animo de los obreros gozar de un mayor tiempo de esparcimiento, finalmente estos no sabrían que hacer con su tiempo. Por otro lado si es curioso que uno de los personajes recurre a Chipre como terreno de experimentación política, para justificar estas teorias sobre el trabajo, en donde un grupo de individuos Alfa Más había tratado de mantener una cadena de producción, sin individuos de castas inferiores para los trabajos menos deseados, y la lucha de clases era la causa a la que se aludía como factor desencadenante del fracaso de la cadena de producción. Esto recuerda a las noticias sobre la reestructuración de la banca este último año, que algunos también calificarón de experimento político. Por otro lado quizas, el fordismo real es incluso más radical en lo que a bajos costes de sanidad, educación, cultura o deporte que el de la propia obra de ciencia ficción.

Entre otras de sus ideas fundamentales esta la creencia en la necesidad de controlar las posibilidades de reproducción de los jóvenes, lo que se refleja en la ficción en un estridente grado de sarcasmo cuando Huxley nos muestra a las mujeres no esterilizadas portando sus anticonceptivos, para cuyo religioso consumo están hipnopédicamente condicionadas, en sus llamados “estuches maltusianos”. Con condón o sin condón, si me permitis la broma porque en Un mundo feliz se emplean solo cápsulas, no todo el mundo obedece en este estado global a las instrucciones de los 10 interventores mundiales herederos de las corporaciones del s.XX., ni de los grupos de control internacional en la ficción, existen reservas de salvajes como la de Nuevo México y otras zonas consideradas escasas en recursos, y diversas islas en las que se aisla a los individuos disidentes por el mero hecho de comportarse como tal y abandonar el germen gregario amenazando la estabilidad social. Finalmente Huxley no escatima tampoco en ridiculizar la cultura contemporánea a los años de elaboración del libro, situando los mojones en su concepcion de la imagen de la ciudad ficticia, (dando respaldo a las ideas que Kevin Lynch desarrollaria financiado por la fundación Rockefeller), en distintos puntos del Londres de los años 30, sustituyendo edificios como la sede del Monitor Cristiano de la Ciencia por el ficticio “Monitor Fordiano de la ciencia”.

Por otro lado sin romper con lo anterior, de una de estas reservas Huxley extrae uno de los personajes fundamentales que permiten la confrontación ideológica en la trama. Mr.Salvaje para los civilizados, o Jonh, como en una novela acerca de la colonización de américa, es un personaje entre ambos mundos. Se cría con su madre, una Alfa Más en la reserva de Nuevo México, extraviada años a tras en un viaje junto con seres humanos normales que llevan una vida tribal y que mantienen un fundamentalismo religioso entre el paganismo precolombino y el cristianismo. En cierto momento este personaje halla un libro abandonado con todas las obras de Shakespeare, lo cual le permite poner en jaque en las situaciones de autocastigo y represión posteriores, los valores victorianos en función de la veneración que se sentía en el mundo victoriano hacia la Elizabeth era. A Huxley no le interesa mostrar el termino medio, le interesa forzar la elección.

Tampoco se priva de nombrar a sus personajes aludiendo a filosofos y políticos importantes en la historia contemporánea como el protagonista al que denomina Bernard Marx o uno de los personajes principales una joven llamada Lenina, ambos personajes que remiten al filosofo materialista y al lider soviético sufren sinos bastante fatídicos y mantienen una conducta, que aunque no desentona con el resto del conjunto es caricaturesca.

Como vemos se trata de una sociedad que renuncia al arte, al menos como lo entendemos hoy en dia como se entendia en el mundo grecolatino “ nulla estetica sine etica” o como la entendia Kant, puesto que se refugian en la belleza aderente, en lo instintivo y lo sensorial. Por otro lado verdaderamente tampoco comparten la fe en la Razón de Leibniz, ya que renuncian a la propia ciencia auténtica, al descubrimiento, “la ciencia no puede destruir su propia obra, la aplicación de un nuevo invento genera inestabilidad”, su actitud frente a la literatura estaría en pleno conflicto con Hegel ya que responde más al futurismo y a su ideal de desdén del pasado, si bien los lideres si tienen acceso a ella. Tampoco desde luego comparten el ideal de libertad de Fitche, el sistema de castas y la homogeneidad de conducta lo evidencian de manera sencilla, y en una frase el interventor Mustafá Mond casi nos recuerda a Lenin cuestionando la finalidad de la libertad “Libertad para ser tuercas redondas en un orificio cuadrado”. Es en definitiva una sociedad donde el conformismo, la comodidad y la pobreza de pensamiento crítico son una necesidad del individuo.

Finalmente cerrando esta crítica quisiera recurrir al término “neumático” tal y como es empleado en la obra, en el sentido Hegeliano demuestra una total falta de racionalidad, ya que tanto es empleado para referirse a unas formas femeninas como a la flexibilidad de una butaca, definitivamente esta falta de “conceptualización” incluso en ese nivel tan simple de apreciación de la belleza, es la muestra de una carencia de capacidad de razonamiento que supone un retorno al subconsciente primario, a pesar de ocurrir en un futuro ficticio. No creo que sea recomendable elegir ante las opciones que Huxley plantea, si la felicidad supone definitivamente el sacrificio de valores que forman parte del ser humano desde mucho antes de la existencia de la tecnología, ni anclarse en los fundamentalismos de la horda, simplemente es presuponer unas limitaciones en el individuo que no son necesarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s