Otros

Esa molesta “clase ociosa”

 

expo

                  El pasado 6 de marzo, una treintena de personas se apelotonaban en la sala dedicada a “O ceo das ilusións e outras collages: 1993 – 2014”. Fausto Isorna inauguraba su exposición, después de once años de trabajo, en la Fundación Eugenio Granell. Nada más entrar, el bullicio provocado por tan variado público captó mi atención. Por un lado, miradas jóvenes esperando ver algo nuevo y rupturista; por otro, aparentes asiduos a este tipo de eventos, más preocupados por hablar que por observar. Las cámaras de los periodistas intentaban captar algo de interés en los espectadores, mientras que los cuadros permanecían solitarios.

            El silencio habitual del museo era suplantado por comentarios ajenos al arte. Entre los temas de conversación todo era válido: invitaciones de comidas, de cafés… Los supuestamente interesados por la exposición parecían estar atados entre sí en el centro de la sala, y sólo unos cuantos se acercaban a las obras. Por otro lado, el artista pululaba entre ellos como uno más, casi ajeno a lo que
allí se venía a hacer.

                 ¿Por qué razón entonces, ciertas personas acuden a dicho evento? En 1889, Thorstein Veblen publicaba The Theory of the Leisure Class: an economic study of institutions. En él explicaba que lo que él llama la “clase ociosa” (del latín otium, que significa descanso o envidiable), se contrapone al trabajador. Esta clase es aquella que se adinera a base de la explotación de los que para él trabajan, y cuyos frutos no contribuyen a un bien común. ¿Podríamos decir entonces, que pertenecen en realidad a esa “clase ociosa”? Para poder contestar a esta pregunta es necesario remitirnos a su libro y recordar ciertas palabras:

Por lo general, la superior satisfacción que deriva del uso y contemplación de productos costosos y a los que se supone bellos es, en gran parte, una satisfacción de nuestro sentido de lo caro, que se disfraza bajo el nombre de belleza. Nuestro mayor aprecio del artículo superior es con mucha mayor frecuencia un aprecio de su superior carácter honorífico que una apreciación ingenua de su belleza. La exigencia de que las cosas sean ostensiblemente caras no figura, por lo común, de modo consciente en nuestros cánones de gusto, pero a pesar de ello, no deja de estar presente como norma coactiva que modela en forma selectiva y sostiene nuestro sentido de lo bello y guía nuestra discriminación acerca de lo que puede y de lo que no puede ser legítimamente aprobado como bello.  (Thorstein Veblen, The Theory of the Leisure Class: an economic study of institutions.1889, p.136.)

                  Marx afirmaba que las cosas no tienen valor en sí mismas, sino en tanto en cuanto pueden ser disfrutadas privadamente en contraposición a otros. Por ello la fuente del goce es social, y en esta privación del goce de otros se halla la fuente del de uno mismo. Esto no deja de ser lo que sucede en las inauguraciones de exposiciones de arte. En ellas el público puede acceder directamente a las obras en un ambiente más distendido (que en una ocasión normal no puede), e incluso llegar a conocer el artista. Esta privacidad, esta sensación de “conocer” el mundo del arte desde dentro, es lo que, en dichas personas, produce una idea de privilegio (de tener aquello que el otro no tiene) y por consiguiente, placer. Es quizá una suerte de posesión, de acumular méritos ante la sociedad. Es aquello tan común en nuestro refranero popular de “Tanto vales cuanto tienes y tanto tienes cuanto vales” (El Quijote II 20).

                  Afortunadamente, no todo es negro, y otros tantos espectadores, no tan preocupados por las convenciones sociales, aprovechaban para preguntar al artista sobre la muestra, o simplemente disfrutaban parándose y reflexionando -o no- delante de una obra.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s