Cine

Dallas Buyers Club. Cuando la interpretación no basta

 dallas-buyers-club-2-600

Dallas Buyers Club. Cuando la interpretación no basta

El guion de Dallas Buyers Club llevaba circulando 20 años hasta que Jean-Marc Vallée se decidió a rodarla, atreviéndose con un presupuesto lowcost y una sola cámara. Sobre el papel contaba con buenos ingredientes para construir una película que, aunque no fuese inolvidable, sí al menos recordable. Una historia basada en un hecho real, un personaje interesante, de fuerte personalidad -aborrecible en muchos aspectos-  apoyada en un buen guion y unos buenos actores. El desenlace: un relato aséptico, bien enlazado pero ausente de emoción.

 Dallas Buyers Club, para situarnos, cuenta la historia Ron Woodroof (Matthew McConaughey) , un cowboy de la América profunda, cargado de prejuicios machistas y homófobos, que lleva una vida hedonista donde las drogas y las mujeres lo protagonizan todo. Su mundo se derrumba cuando le detectan sida, una enfermedad que en esos años solo se asociaba a la promiscuidad y a la homosexualidad. A partir de ahí, su lucha vital por la supervivencia que le lleva a enfrentarse al loby de las farmacéuticas, a un gobierno que le pone todas las trabas posibles y a convertirse en traficante de medicamentos que trae de Méjico. La historia se adereza con la aparición un transexual (Jared Leto) que se convertirá en su compinche, al que poco a poco irá aceptando en su condición y una doctora que le apoya en su cruzada, interpretada por una insípida Jennifer Garner.

McConaughey  se caracteriza magníficamente. Llena y desborda la pantalla con unos primeros planos en los que a veces el director se recrea de forma excesiva. Uno espera, porque veía similitudes,  que su relación con Leto cuajase y fuese tan emotiva y profunda como la de Willian Hurt y Raúl Juliá en El beso de la mujer araña. Sin embargo no cala, no hay suficiente feeling entre ellos y se queda en dos excelentes interpretaciones sin nexo de unión.

Dallas Buyers Club es de esos casos en que la interpretación desborda, es tan magnífica que se hace excesiva y acaba por convertirse en la protagonista del film, ante un director que solo es capaz de transmitir ciertos destellos de emoción. La historia y el personaje se merecían más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s