Imagen/Pensamiento

Educación estética para la ciudadanía: una nueva asignatura pendiente.

Image

Nietzsche decía que “el arte debe ante todo y en primer lugar embellecer la vida, también hacernos a nosotros mismos soportables para los demás, si es posible hasta agradables”. Si Nietzsche tuviera acceso a internet y pudiera ver todos los lunes el nuevo episodio de The Walking Dead posiblemente su afirmación cambiaría. También cambiaría si asistiera a este nuevo cambio de paradigma que se está formando en nuestra llamada era de la tecnología en la que las paradojas están a la orden del día. Y es que resulta paradójica la proliferación en nuestras pantallas de imágenes llenas de cadáveres, de asesinatos y zombies, en esta sociedad en la evitamos el contacto directo con la muerte y en la que no se habla de la misma como tal.

Image

Michonne, personaje de The Walking dead, le clava un cuchillo a un caminante

La violencia y la muerte han adquirido un gran sitio en la pequeña pantalla y la experiencia de los límites es algo a lo que ya estamos acostumbrados a ver presente en las tramas de las series de ficción actuales. Las representaciones psicóticas de la muerte en forma de lucha, pestes, guerras o ejecuciones han venido a abrir camino a las representaciones más matéricas de la misma, como el cadáver, el esqueleto o los primeros planos de cuerpos sin vida.

Image

Un zombie lucha por cazar comida; un humano.

Lo morboso está a la orden del día. Un ejemplo muy significativo de esto es el conocido episodio de la serie británica Black Mirror en el que el primer ministro tiene que practicar sexo con un cerdo. Es esa imagen del horror, de lo morboso, la que el espectador mira insensibilizado. Es ese concepto de anestética, lo relativo a la anestesia en oposición a la estética, elevado a su máximo exponente.

Image

Momento en el que el primer ministro va a mantener relaciones sexuales con el cerdo

De esta manera entendemos que el consumidor contemporáneo reacciona ante este tipo de imágenes impasiblemente, anestesiado por un horror que sabe que es ficción. Captamos la imagen de la muerte como algo simbólico, sabemos que no es real y no lo percibimos como tal.

Asistimos pues a esa pérdida de la significación que hace mucho más sencillo entender ese concepto de sublime del que hablaba Burke en el que toda fascinación tiene parte de deleite, y nos deleitamos con las imágenes de un grupo de caminantes poniendo en peligro la vida de Darryl, Carl o la pequeña Judith. Como bien dijo Fernando Castro Lórez: “en una época de aparente «estetización», cuando la cultura del simulacro parece que ha pactado con la banalidad del reality show, hay que intentar trazar cartografías (así en plural) de lo que nos pasa, aunque sea únicamente para evitar la desaparición de lo poco que queda del pensamiento crítico. No basta con la «indignación» frente a lo que da la impresión de ser un fraude, ni podemos contentarnos con repetir hasta la saciedad el cuento de El traje nuevo del emperador. La deriva escatológica del arte contemporáneo, en algunos casos con una obsesión por presentar literalmente lo repugnante, no supone que la única reacción posible sea el asco. Ni siquiera la «catástrofe» cierra el drama y la comedia de nuestro tiempo desquiciado.”

Es por ello que se habla de esa nueva asignatura pendiente de educación estética para la ciudadanía. La sociedad ha cambiado de acuerdo con la nueva tecnología que hoy parece que nos domina. Somos consumidores de este tipo de imagen contemporánea que nos hace parecer espectadores insensibles. Pero, ¿insensibles ante qué? El horror, el asco, la muerte y la violencia que emanan de las series de ficción son percibidos como algo irreal. Y es que en esta sociedad en la que nos bombardean continuamente con imágenes, resulta muy complicado imaginarse cómo podríamos hacer reflexionar al espectador si no es llevándolo al límite usando este tipo de imágenes extremas.

 

 Image

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s