Cine/Otros

Cuando el futuro pasado fue mejor.

El ciberpunk es un subgénero de la ciencia ficción que surgió en la década de las 80; esto no es del todo cierto, ya que existen algunas obras anteriores que actuaron como precedentes mostrando las principales innovaciones temáticas y estéticas de este género. En todo caso, se establece como fecha la década de los 80 porque fue entonces cuando se hizo popularmente conocido y se asentaron las características que lo definen. El género comenzó inicialmente en la literatura donde se pudo desarrollar gracias a la interrelación de varios autores que mediante la realización de distintos aportes acabaron por conformar el ciberpunk. A pesar de que las principales ideas ya se encontraban definidas no fue hasta los 80 cuando se hizo mundialmente reconocido, ya que por aquel entonces la industria del cine supo darse cuenta del enorme potencial que tenía este género emergente y se encargó de promover este tipo de obras para sacarles el mayor rendimiento económico produciendo un montón de obras (con mayor o menor éxito) en las sucesivas décadas.

Una vez admitido como género de éxito (con la consecuente producción de ingresos) la adaptación a nuevas formas de expresión y explotación era inevitable, estas nuevas formas de representación fueron muy variadas y por citar algunas cabe destacar la música, los videojuegos con múltiples ejemplos destacando el Final Fantasy VII por ser uno de los pioneros y, especialmente, el anime japones a partir del clásico Akira. akira01

En cuanto a la estética de este tipo de obras es casi siempre la misma independientemente del soporte en el que aparezcan realizadas, básicamente se puede decir que muestran distopías en futuros no muy lejanos. A pesar de algunas variaciones, la temática general nos describe un futuro relativamente próximo del que casi podríamos decir que es postapocalíptico, con una tecnología muy avanzada pero al alcance de unos pocos que suelen ser los dirigentes de las megacorporaciones que se encargan de controlar el planeta. Estas megacorporaciones suelen estar asentadas en macrociudades donde solo una pequeña parte de la población vive acorde a la tecnología existente mientras que la gran mayoría viven en sectores marginales con escasos recursos. Los personajes principales suelen provenir de estos sectores decadentes, y como casi toda la acción transcurre en ellos los autores nos envuelven en atmósferas lúgubres y siniestras, que casi nos ahogan de lo cargadas que están, y que parecen hacer un guiño al cine negro o a las novelas policíacas. Otra constante en este género es el uso de múltiples elementos cibernéticos, que forman parte de la vida cotidiana o que incluso interactúan con los seres humanos.

1261446593-los-angeles-en-blade-runner

Resulta indudable que la ideología del ciberpunk resulta pesimista en cuanto a nuestro porvenir; esto contrasta con aquellos futuros que se imaginaban gente como Asimov o George Lucas en los que la humanidad también destacaría por sus avances tecnológicos, pero con la diferencia de que en estos nuestra sociedad habría avanzado de la mano de la ciencia hacia un futuro mejor colonizando la galaxia por el camino. Estos futuros intentaban aproximarse más al concepto de utopía, esto era posible porque muchas de estas obras se realizaron durante el período de la carrera espacial entre los Estados Unidos y los soviéticos donde a pesar de la Guerra Fría todo eran avances tecnológicos e ideas optimistas sobre los siglos venideros. Pero el hecho, es que en los últimos años a pesar de que seguimos en expansión tecnológica esta a disminuido considerablemente, por lo que la gente comienza a darse cuenta de que no siempre tiene que darse una evolución con un crecimiento constante, sino que también puede quedarse estancada o incluso retroceder como paso con los medievales después de los romanos; esto supuso que se comenzase a especular sobre posibilidades alternativas y así es como surgieron los futuros decadentes como el ciberpunk y el postapocaliptico entre otros.

La disminución del crecimiento tecnológico y su repartición entre las clases altas no es la única característica donde encontramos equivalencias entre el ciberpunk y nuestra sociedad actual. En ambos mundos se ve la presencia de empresas que lo dominan todo; esta afirmación sin duda es un poco exagerada, ya que ninguna de las empresas que conocemos hoy en día cuenta con el control y el poder que se les presupone a las del universo ciberpunk, pero aun así no hay que olvidar que muchas grandes empresas que ven peligrar sus beneficios ejercen presiones en los políticos de turno para satisfacer sus necesidades. Uno de los casos más llamativos es el de la presión indirecta que realizan los fabricantes de armas para que haya conflictos y poder darle salida a su material, otro caso curioso es el de McDonald’s, de quien se dice que existe una “ley” no escrita por la cual nunca puede haber (ni ha habido) guerra entre dos países que contasen en su terreno con restaurantes de esta franquicia.

La última correspondencia entre estas sociedades se encuentra en el hecho de que ambas se encuentran superpobladas lo que produce un déficit en la calidad de vida de la mayoría de la población; en concreto, en la nuestra cada vez somos más habitantes subsistiendo con unos recursos limitados, por lo que a mi parecer si esto sigue así o se produce un adelanto tecnológico descomunal (lo cual es poco menos que imposible), o la población se reduce drásticamente. De lo que no tengo ninguna duda es que la población debe reducirse considerablemente hasta llegar a unos límites no solo de sostenibilidad, sino de comodidad, que permitan a toda la población existente vivir con unas comodidades acordes a la tecnología existente. El problema de esta idea reside en la dificultad de eliminar a la población excesiva y principalmente al hecho de juzgar quien es incluido en este grupo ya que no existe nadie en el mundo que se encuentre capacitado para tomar este tipo de decisión divina.

Como conclusión diré que el ciberpunk no debe ser tomado solo como una corriente estética sino también como un aviso de lo que puede ocurrir en el futuro, esta claro que todo se encuentra exagerado para producir una mayor impresión al consumidor de este tipo de obras, pero también es cierto que en el fondo existen algunas similitudes a las que se les debe prestar atención para evitar caer en estos hipotéticos errores. En todo caso, lo único seguro es que la visión que se tenía del futuro en el pasado era mejor que la actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s