Otros

Arte para las masas

Hace dos semanas el fotógrafo Luis Montolio comenzó un proyecto de intervención urbana que consiste en la colocación de gigantografías en edificios abandonados o derruidos. La primera de ellas fue colocada en un edificio cercano al mercado del barrio de El Carme (Valencia), con unas medidas de 9 metros por 5 se presentaba a un modisto y camarero, del mismo barrio, vestido como un guerrero.

La Asociación de Vecinos alababa la iniciativa, ya que supone un signo de multiculturalidad y compromiso con la dignificación del barrio, a diferencia de los graffitis que causaban tanta aversión. Buscando información sobre El Carme es cierto que me encontré con un gran número de pintadas y, algunas de ellas verdaderamente sorprendentes; por citar dos, la del italiano Blu o la del valenciano Escif en colaboración con Bl.

El arte urbano es la más accesible de todas las disciplinas artísticas, a pie de calle es ella quien sale al encuentro y no el espectador quien tiene que ir a buscarla. Personas de un mismo entorno que se comunican con sus vecinos tratando de hablarles sobre la realidad que les rodea o buscando hacer ciertos entornos más agradables. La fotografía, nacida como el arte de la burguesía, es llevada en este caso al exterior y regalada “a las masas” por un fotógrafo conceptual.

Se trata de una iniciativa a destacar. En un momento en el que el arte urbano tiene cada vez mayor cabida dentro del mercado y el circuito de las galerías y los museos, la fotografía abandona su espacio tradicional y sale a buscarnos. Pero, ¿estamos preparados para ello? A pesar de estar constantemente rodeados de fotografías, ya sea en Internet, anuncios, un periódico o la televisión, el lenguaje de una fotografía conceptual es diferente y más complejo. Cuando parece que la cultura y la educación pasan a un segundo plano, el espectador busca los códigos para  tratar de comprender lo nuevo que le rodea.

Si visualmente, la fotografía, causa el mismo impacto que la pintada de Blu, ¿por qué una es aceptada y otra no? Posiblemente la gran acogida del proyecto de Luis Montolio se deba a que en la imagen aparece un conocido vecino y eso acerca la obra a los espectadores, pero ¿realmente tendría tanta aceptación y sería comprendida si el personaje de la fotografía fuera un total desconocido?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s