Música

El miedo a la música clásica.

El próximo 22 de mayo se celebra el bicentenario del nacimiento de uno de los grandes compositores de la historia como es Richard Wagner. Revoluciona la ópera del S.XIX: “Estáis en un lugar de ensueño cósmico, así que tenéis que estar a oscuras para adentraros en él” con un lenguaje innovador. Tuvo gran influencia y desarrolló la obra de arte total donde fusiona teatro y música, artes plásticas, arquitectura al servicio de la expresión musical, además de mezclar perfectamente las diversas voces con la orquesta.

Es un compositor desde luego digno de ser escuchado, pero no es la primera vez que escucho decir que “yo no escucho música clásica porque no la entiendo” o calificando en general a la música anterior al S.XX como “aburrida, monótona”.  Aunque es irónico pensar en ello cuando las aceptan e incluso tararean al escucharlas en cualquier lugar: la melodía de una llamada telefónica, una marcha nupcial o alguna canción que se populariza gracias a algún cantante pop como pasó con Miguel Ríos y su Himno de la Alegría. Y es que tachar tantos siglos de historia de la música parece incluso un crimen, ¿de verdad consideran imposible que ni una de las tantas obras clásicas pueda ser adecuada para su gusto y disfrute?


¿Solo tienen derecho aquellos que han sido educados en los conservatorios? La música es un lenguaje, un medio de comunicación humano como otros y pretende comunicar con el resto de la humanidad, no selecciona entre la población a aquellos que tengan una carrera previa. Quizás requiera de más atención la música clásica porque no nos ponen su entendimiento en bandeja, sino que conecta directamente con nuestros sentimientos a través de otros estímulos.  Puede que saber ciertas cosas y aprendizajes nos ayuden a un mayor entendimiento de la obra, pero la base sigue ahí y cualquiera puede aprender a escucharla.

En los conciertos de este tipo de música la media de edad ronda entre los 45 y 60 años, pocos son los jóvenes que asisten; y es cierto que el precio de la entrada suele ser elevado pero aún hay lugares que apuestan por conciertos gratis, por lo que no es inaccesible (aunque con la crisis todo esto se ha reducido demasiado y sobre todo el sector cultural tiende a desaparecer).  En lugares como Alemania o las zonas del protestantismo la música es un elemento mucho más valorado, está inculcada en la gente desde niños y por eso su tradición musical, las canciones son de mayor complejidad.

No estoy diciendo que la música clásica sea la “real” ni la única que haya que escuchar; mi posición es clara al respecto, hay que abrir la mente a la música y a la cultura en general, la música clásica no es más que la base y de lo que parte la música de ahora.

                “La música da alma al universo, alas a la mente, vuelos a la imaginación, consuelo a la tristeza y vida y alegría a todas las cosas.” – Platón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s