Construcciones/Espacios/Sociología

Arte ¿abandonado?

¿Abandonado por qué? Algo abandonado puede llegar a ser descomunalmente visitado. Que se lo digan a las pobres piedras de la Acrópolis griega, que todavía resisten a las miles y miles de pisadas que cada año dejan miles y miles de turistas. Abandonado, ruinas… son palabras irónicamente relativas. Salvaguardamos ruinas y llenamos un lugar vacío, porque tanto lo primero como lo segundo están cargados de significación para nosotros, y eso ya lo es todo. Automáticamente, lo ruinoso se convierte en una obra nueva, y lo abandonado abandona el olvido. La gran pregunta es: ¿esto es arte?

La esencia del arte es la expresión humana. Si cualquier edificio, lugar o cuadro nos agrada emocionalmente, ya esté desolado, ya esté cayéndose a pedazos, no importa. Su valor radica en cómo nosotros lo interpretamos. Y este es un camino que conduce a que cualquier caso pueda ser considerado como arte. ¿Por qué nos íbamos a limitar a las siete, ocho o nueve establecidas? Una obra de arte abandonada o en ruinas se le sigue catalogando como tal; un lugar, un lugar deshabitado, una construcción… todo es susceptible de ser artístico. Un coche en principio no lo es; un campo tampoco, pero ¿qué nos sugiere esto?

534370_558597777508038_1101680733_n

35_lugares_abandonados_mundo_16

35_lugares_abandonados_mundo_32

La primera foto muestra el Cementerio de coches, en Bélgica; la segunda, el depósito de trenes abandonados, en Polonia; y la tercera, el Túnel del amor, en Ucrania. Ninguno se creó con una intención artística, pero con la huella de los años en ellos, se han acabado convirtiendo en arte. El abandono, la ruina, es precisamente esa degradación lo que les da valor, y lo que los han convertido en obras o conjuntos artísticos.  Pienso que es un arte especial, sin duda; y polémico también; muchos ya ni lo consideran arte. Sin embargo, hay que tener en cuenta todas las variantes y todos los matices, en la mayor parte posible. Es importante porque un gran número pasaría excavadora y pala para deshacerse completamente de muchos, y aprovechar el espacio en algo útil de verdad, según ellos. Aunque, ¿qué diferencia hay entre los casos mencionados y Kolmanskop, en el desierto de Namíbia? (1) ¿o Angkor Wat, en Camboya? (2) ¿o las ruinas de un monasterio flamígero en Alemania? (3)

35_lugares_abandonados_mundo_02

35_lugares_abandonados_mundo_13

enhanced-buzz-wide-31688-1364330272-8

Realmente, todos en esa aparente inutilidad entorpecen el espacio. La diferencia a la hora de valorarlos, como siempre, estriba en lo que le transmita a cada uno y la medida en que nos sorprenda; no obstante, su destrucción total depende únicamente de la voluntad social mayoritaria, y de igual modo a la inversa: su protección como tesoro patrimonial. Lo cierto es que hay casos sobrecogedores e inquietantes, envueltos en un halo espectral, pero nostálgico, como el recogido en las letras poéticas de Bécquer, o en los fríos trazos de Friedrich.

im154152Caspar_David_Friedrich

 enhanced-buzz-wide-28504-1364331827-8(Cristo del abismo, Italia)

enhanced-buzz-wide-27874-1364330526-21

(Yate sumergido, Antártida)

La naturaleza y la soledad se han adueñado de ellas, y en cambio, parecen más vivas que nunca. Es precisamente el aire romántico que respiramos en estos paraísos perdidos lo que suscita un desinterés para su renovación, arreglo, acondicionamiento… en definitiva, para un cambio. Porque en esa quietud disipadora, lo degradado físicamente deja paso a la espiritualidad que muchos encuentran en estos lugares; deja paso a lo onírico, lo mágico… Allí no existe el tiempo, o quizás es que no lo encontramos. Como en el cielo galáctico, la sinfonía de las horas se interpreta bajo un eterno adagio. En esa calma, la obra semeja jamás desaparecer. Una suerte de leve destrucción que la mantiene en un desgaste infinito, y por lo tanto, infinitamente viva.

enhanced-buzz-4617-1364331754-3

(Nara Dreamland, Japón)

enhanced-buzz-wide-32270-1364329937-5

(Wonderland Amusemente Park, China)

Un cambio conllevaría una nueva percepción; ¿la queremos? Lo dudo. A nosotros nos ha llegado así, y desde siempre así nos ha gustado. Y aunque nosotros también hubiésemos experimentado esa transformación temporal, muchas veces sucede que preferimos más la modificación que lo anterior. Pensemos en un paradigma: el muro de Berlín, por ejemplo. Tiene zonas que se mantienen en pie y no permiten su total destrucción. Pienso que la razón se encuentra en lo que decía al principio; se trata de una construcción que no solo perdió su vergonzoso propósito inicial al ser destruida, sino que se ha acabado convirtiendo en una obra de arte.

Muro-Berlin

Muchos seguro que tendréis en mente los edificios de campos de concentración, cárceles, fábricas nucleares… ¿Estos lugares abandonados también pueden ser arte? Ahí entra en juego la concepción que cada cual tenga sobre lo que cabe en esta pequeña pero difícil palabra. ¿Hay lugar para la ética y la moralidad?, ¿o son cosas totalmente independientes? Con su 200º aniversario, se vuelve al trillado debate sobre el antisemitismo de Wagner (recordemos que hasta los 80 estuvo prohibido escucharle en Israel, y aún hoy sigue levantado controversias). ¿Y que hay entonces de esos bonitos castillos medievales con cárceles y salas de tortura? Por otra parte, se tiende cada vez más a apagar estos focos a través de la musealización o la transformación, como las cárceles convertidas en hoteles. Pero este ya es otro tema.

35_lugares_abandonados_mundo_22

(Fábrica de misiles, Rusia)

No nos interesa la calidad o la funcionalidad originales; nos interesan las actuales, las que ya están presentes en lo que estos lugares, arquitecturas, pinturas… se han convertido con el paso de los años. La calidad la valoramos en sus hermosas ruinas. Hemos pasado de maravillarnos con un edificio perfecto, a hacerlo con su imperfección perfecta. Por ello, es ahora la manutención de esas ruinas, su delicado cuidado, la presencia en una soledad arquitectónica, lo que buscamos. Menuda ironía. En cuanto a la funcionalidad, esta se halla en nuestra satisfacción espiritual, porque ¿para qué pues sirve el arte? Así que no, no queremos otra cosa. No queremos una fachada del Obradoiro limpia, sino arropada por el calor de ese extraño musgo que caracteriza a toda la ciudad de Santiago. No queremos una Venus con brazos, ni queremos una Pisa enderezada. Tampoco una Ronda nocturna diurna, ni una Fontana sin monedas, o una Esfinge con nariz. No queremos un podado Túnel del amor, ni unos versos lesbios completos. En su defecto está nuestro afecto.

Anuncios

3 pensamientos en “Arte ¿abandonado?

  1. La belleza de muchas de esas arquitecturas se conforma con el paso de los años, por eso mantener un edificio limpio y remodelado como si hubiera sido construido ayer le quita parte de su valor poético: el mantenimiento ideal es aquel que preserve los edificios sin ocultar la mella del tiempo. De todas formas muchos de los edificios no se conservan por considerarse arte, sino por su valor de patrimonio histórico-cultural. El tema de las salas de torturas de los castillos, más que arte es puro morbo, que al igual que los campos de concentración, si se conservan es por un delicado tema de Memoria histórica. Pero no olvidemos que muchas de las estructuras con las que nos maravillamos hoy en día son fruto de la esclavitud en su día, de las pirámides egipcias a los templos griegos.
    Las ruinas siempre tuvieron su atractivo. Incluso se desarrollaron teorías para garantizar la belleza de un edificio tras el paso de varios siglos, como la teoría de las ruinas del arquitecto nazi Albert Speer.
    Personalmente, los edificios abandonados devorados por la naturaleza me encantan. Aquí hay unos cuantos y otros ejemplos de los que mencionas http://www.buzzfeed.com/awesomer/the-33-most-beautiful-abandoned-places-in-the-world

  2. totalmente de acuerdo, sobre todo cuando hablas del arte construido a través de la esclavitud. A mí por ejemplo me cuesta mucho ver una catedral medieval sin pensar en la cantidad de personas que moría allí, o la miseria que se pasaba mientras se gastaban los recursos en esas construcciones… El arte muchas veces es hipócrita con la sociedad, aunque esto es un absurdo, porque es la sociedad la que crea el arte. Hoy en día, con las diferencias que lo sitúan en nuestro contexto particular, lo más cercano, llamativo e insultante que tenemos es la Ciudad de la Cultura: cuántos miles y miles de euros se han desperdiciado por despreciables amaños políticos, mientras hay cada vez más suicidios entre la gente que no tiene donde vivir.

  3. Curiosamente no hace muchos días vi una pagina que recogía muchas de estas fotografías y todas ellas producen una gran variedad de sensaciones, todas ellas diferentes y siempre desde un punto de vista artistico.
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones, las ruinas han fascinado desde siempre y si no que se lo digan a Piranesi.

    Creo que después de esto Viollet le Duc se estará revolviendo en su tumba y Ruskin habrá esbozado una sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s