Fotografía

Algo más que una cámara bonita.

La fotografía es una maravillosa forma de decir mentiras. Hace tiempo que dejó de ser simple captación de la realidad para dedicarse a jugar con ella. Desde el nacimiento de la cámara en 1826, los no pocos perfeccionamientos técnicos, reconsideraciones y modificaciones de distintas partes de la cámara, se han sucedido formando parte de la evolución del aparato fotográfico, y proporcionando la posibilidad de crear mentiras más creíbles cada vez, o mentiras  creativas, alucinantes, impresionantes, que no tienen nada que ver con lo que se proclamaba en los tiempos iniciales, que era la captación de la realidad…ahora eso poco interesa. Está claro que con esto, ha ido cambiando el papel en el juego del fotógrafo, el cual ahora puede crear cualquier tipo de imagen, y ha cambiado también el papel del espectador, que ha ido adaptándose y aprendiendo a leer distintos códigos, a observar otro tipo de imágenes.

Las primeras cámaras fotográficas eran por aquel entonces, chismes terriblemente aparatosos y que no todo el mundo tenía la posibilidad de utilizar. Ahora… ¡cuidadito los bichos!

Los de antes eran tiempos en los que se aclamaba que los dispositivos fotográficos podrían “complementar nuestros instrumentos ópticos, los ojos, llegando incluso a hacerlos perfectos”, como decía Muybridge. Ahora lo que tenemos son cámaras que mediante “trucos” técnicos, desarrollo de ciertas técnicas  y mejora o reemplazamiento de ciertas partes o complementos de la cámara, “engañan” a la mirada del espectador y no muestran la imagen tal y como la vio el fotógrafo. Hemos pasado de una captación perfecta de la realidad a darle la vuelta al asunto hacia la creación de nuevas realidades, lo cual me parece uno de los aspectos más interesantes de la fotografía.

Hace poco comenzó a hacerse oír el rumor de que las próximas cámaras Olympus podrían equipar una nueva e insólita función  de edición de cámara, que eliminaría automáticamente cualquier obstáculo que perturbe al sujeto principal. Es obvio que se pueden lograr resultados muy similares con los programas actuales de edición, pero es la primera vez, al menos que haya llegado a mis oídos, que una cámara lo implementaría como parte de sus modos de edición.

En relación a esta potente cámara mágica, yo opino que, en primer lugar se trata de un servicio muy útil para los fotógrafos amateur, puesto que les facilita bastante el asunto. Pero sinceramente no creo que ningún fotógrafo artístico profesional lo vaya a utilizar, ellos juegan en otra liga.

Es cierto que ahora la fotografía se ha expandido a muchos campos, existe fotografía de prensa o reportaje, de estudio, fotografía artística, de moda, etc. Según mi modo de verlo, es bueno tener la posibilidad de ciertas facilidades – como la que ofrece esta cámara – en algunos terrenos profesionales, pero en otros ámbitos, no los considero necesarios. Pongamos como ejemplo la fotografía de prensa, o mejor, los paparazzi, bien, pues éstos quieren fotografiar a la Rihanna de turno con sus carnes, muy dignas por cierto, ondeando al viento y un arbustillo se lo impide…sería fácil, rayo X Olympus y vía.

Sin embargo, no considero que sea necesario un avance así en la fotografía artística,  ya que un buen artista se las arreglaría utilizando técnicas fotográficas (y no de edición) para hacer resaltar el sujeto de lo otro por encima de lo sobrante. Un artista utiliza otro tipo de “trucos” o técnicas bastante más creativos, y para mi gusto, más interesantes, como el fotógrafo Stephen Gill, que juega ingeniosamente con sus proyectos y su cámara, llegando a introducir dentro de ella objetos como ramas, semillas, trozos de plantas, insectos o cristales. Se arriesga a innovar con medios originales, propios y acierta de pleno, el resultado de sus fotografías es increíble, totalmente original, de una belleza rara.

 

tumblr_ltlpg8uUg51qcdvnmo1_500

Otra noticia relacionada con el “engaño en la fotografía” es la referente a un reciente estudio del ISO de las cámaras Nikon, publicado por DXOMark, que si bien se pensaba que era la única de las casas que no falseaba el ISO, era mentira. Esto quiere decir que, si el valor nominal del ISO o sensibilidad lumínica es de 800, en realidad es un valor de 552, lo falsean, y tú crees que tienes algo que no tienes.

Aunque esta última concierne más a los fotógrafos, y yo no lo soy, daré mi punto de vista como espectadora. A mí para deleitarme con una fotografía me importa realmente poco o nada el ISO que utilice el artista siempre que el resultado sea de mi gusto.  Pero mi pregunta es si le importa al que se gasta un poco calderilla en una cámara como esta, cuando al final resulta que le están mintiendo en lo que le vendieron. Yo creo que en este contexto de comercialización del lenguaje visual puede primar en tu punto de vista el aspecto artístico, o bien a las dimensiones técnicas y ópticas del medio. Y yo, es que soy más del aspecto artístico.

Al final quien sabe hacerlo, sabe hacerlo…lo que nos gusta, o por lo menos lo que a mi me gusta, es que tengan algo más allá de la cámara y sus cositas varias. Aunque ya he dicho que me parece muy interesante el trabajo en el que es el fotógrafo el que manipula la cámara, no tacho las fotografías realizadas con innovaciones técnicas, pero sí le doy otros valores más de innovación que de imaginación, y siempre que la obra presente algo más que una cámara bonita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s