Otros

Cuando la estética mata la funcionalidad.

En los últimos 20 años vemos una revolución en lo que a construcción de estadios se refiere, dejaron de ser simples recintos deportivos y pasaron a ser grandes estructuras con los últimos adelantos técnicos y enormes propuestas de marketing. Esto es así porque hoy en día ya no se entiende el estadio como un lugar donde se puede ver deporte, sino como una gran construcción de diseño que actúa como foco urbanístico de una ciudad; por ello los estadios de los mejores equipos del mundo son algunos de los edificios más visitados de sus respectivos países y por eso en las últimas décadas se le ha dado importancia a la estética de estos edificios.

Como ya dije antes nos encontramos en un período de revolución en el que los clubes se lanzan a reformar sus estadios o directamente a construir unos nuevos. Cabe destacar que cada entidad presenta distintos proyectos pero todos parten de una premisas principales muy sencillas que son: mejorar la accesibilidad, mejorar el sector servicios (puntos de venta,baños, iluminación,…,), mejorar la comodidad y el comfort de los espectadores, aumentar la capacidad ,y si pueden, realizar un estadio que sea bonito ya que muy probablemente se acabará convirtiendo en uno de los referentes de la ciudad.

Para llevar a cabo estas premisas los mejores clubes están contratando a algunos de los arquitectos de más renombre internacional como Norman Foster, Peter Eisenman, o Santiago Calatrava entre otros, para que estos den cabida a sus proyectos los cuales pueden variar mucho dependiendo del arquitecto, del diseño y del presupuesto. Estas construcciones destacan por ser una muestra de las últimas tecnologías que intentan colocar a sus respectivos clubes en la vanguardia del mundo futbolístico ya que estas obras siguen el movimiento estilístico arquitectónico que caracteriza a sus autores. Este tipo de construcciones suele cumplir con sus objetivos, pero también se dan casos en los que el intento de realización de estas obras por parte de un club ocasiona un gran daño a la entidad. A continuación mencionaré un par de casos en los que se han realizado los proyectos con una buena planificación y otros en los que la puesta en práctica casi conlleva la destrucción de la institución.

El primero es el caso del nuevo Wembley,un estadio que sustituye a la anterior edificación histórica con mismo nombre. Este estadio es una de las mejores muestras de estructura moderna realizada por Norman Foster; cuenta con todos los atributos (anteriormente mencionados) que se le presuponen a un estadio moderno y lo más destacado es el arco que se encuentra sobre el edificio y que sirve para sostener un gran porcentaje del techo. La única pega de esta obra es su elevado coste de 1097 millones de euros. El otro estadio que debe ser reconocido como uno de los mejores del mundo es el Allianz Arena, este estadio fue concebido con motivo del Mundial de fútbol 2006 y actualmente juegan en él el Bayern de Munich, el TSV 1860 München y ocasionalmente la selección alemana. Como el anterior cumple con todos los requisitos que se esperan de un estadio de sus características técnicas y estéticas, quizá lo más destacado de esta obra es que exteriormente cambia de color según el equipo que juegue de local: rojo para el Bayern, azul para el 1860 München y blanco para la selección alemana. Este estadio costó unos 350 millones de euros aportados por varias entindades,así, para este proyecto pagó una parte el estado debido a que fue realizado para un evento deportivo programado por este, otra parte fue abonada por los clubes que después de la competición pasarían a ser los dueños del estadio aunque ahora solo pertenece al Bayern ya que pagó el solo toda la parte que les correspondía a ambos, y unos 90 millones fueron proporcionados por la marca Allianz con tal de que el estadio llevase su nombre los próximos 30 años.
índiceallianz_arena_exterior_rojo_interiorarena_allianz_por_la_noche_(azul)

En el extremo contrario se encuentran por ejemplo el Valencia y el Deportivo por citar algunos ejemplos. El primero tiene una deuda de unos 400 millones de euros y recientemente se puso a construir un estadio cuyos costes ascendían hasta los 350 millones. Esta inversión fue realizada partiendo de la especulación inmobiliaria y ahora, con la explosión de la burbuja se han dado cuenta de que no pueden permitirse este proyecto por lo que se han quedado con un estadio a medio acabar por falta de fondos. Parecido es el caso del Deportivo, un club con una deuda de 160 millones que actualmente se encuentra luchando por sobrevivir ahogado por sus deudas y que no hace tanto tiempo presentaba un ambicioso proyecto de Peter Eisenman que pretendía abrir el estadio hasta la playa, una propuesta que a pesar de resultar interesante carecía de toda lógica pues teniendo como precedente el Gaiás estaríamos hablando de un presupuesto en torno a los 400 millones que llevaría al club a la banca rota.

riazor05

Quizá el título sea un poco exagerado porque en estos estadios modernos se puede jugar también (o incluso mejor) que en los antiguos, pero lo que quería expresar con este artículo es que si que esta bien que se renueven las instalaciones pero todo debe ser realizado con una buena planificación que permita adaptar los costes al nivel del club para no llevarlo al quiebra, y en caso de que los sobrepase que puedan obtener parte del dinero por otros medios como la publicidad. Sin duda el mejor ejemplo de estadio que cumple todas las expectativas tanto deportivas como económicas es el del Bayern, que es una muestra de la eficiencia y de la planificación alemana. En el extremo opuesto están muchos clubes españoles como los anteriormente citados, estos clubes realizan proyectos faraónicos por encima de sus posibilidades que lejos de cumplir el objetivo de impulsar a la entidad lo que logran es agravar la crisis en la que se encuentran y llevar llevar a la institución hacia una posible desaparición. Estos motivos son los que me hacen creer que no debemos contribuir más a una sociedad que tiende al despilfarro (y que tiene el mundo deportivo como uno de sus mejores exponentes) realizando proyectos faraónicos sin ninguna viabilidad ni sostenibilidad económica, por ello es en estos casos cuando no debemos olvidar que por encima de los diseños y los grandes proyectos se encuentra el verdadero objetivo de estas infraestructuras: ser recintos deportivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s